Ante el crecimiento de la criminalidad en el estado, Zamarripa y Cabeza de Vaca deben renunciar

Compartir

Redacción.- La ola de homicidios y ejecuciones, el aumento en los robos y atracos y las evidencias del crecimiento del crimen organizado en la entidad exigen la reestructuración de las políticas públicas en materia de seguridad y demanda el cese del secretario de Seguridad Pública, Álvar Cabeza de Vaca, y de la Procuraduría General de Justicia, Carlos Zamarripa.

Así lo señaló el presidente del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Baltasar Zamudio Cortés, quien además destacó que un organismo externo e imparcial debe esclarecer el asesinato de tres menores de edad, registrado hace días en el municipio de San Miguel de Allende.

El líder perredista indicó que sigue sin haber resultados positivos en seguridad pública en el estado. Las ejecuciones están a la orden del día, dijo, la ocurrida este martes en Irapuato se suma a las que a lo largo de este año se han registrado en diferentes municipios de la entidad; no hay otra opción, añadió, que hacer cambios profundos en ese rubro y se debe comenzar por remover a los responsables del gabinete de seguridad.

En el caso de los tres niños asesinados durante un operativo de policías estatales, ocurrido el sábado pasado en la comunidad de Cieneguilla, municipio de San Miguel de Allende, el dirigente resaltó que se trata de un caso donde se refleja la opacidad que ha caracterizado a la Procuraduría General de Justicia (PGJE) y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP); ocultan o manipulan datos y limitan acceso a la información, es explicable el por qué existe una duda razonable respecto a la información oficial.

Lo más adecuado, añadió Zamudio Cortés, es que un organismo externo, imparcial y profesional, indague los hechos y proporcione elementos para dar claridad a este hecho. La lentitud de la reacción de la PGJE y la SSP en dar respuesta a las dudas en torno a la muerte de los menores y las dudas respecto a la versión oficial demandan un rápido y eficiente esclarecimiento, resaltó.

Para garantizar la objetividad de esa investigación, dijo el líder perredista, Zamarripa y Cabeza de Vaca deben dejar su cargo. Agregó que debido a los pobres resultados en sus dependencias, la salida de ambos debe ser el punto de arranque de una reestructuración de las políticas públicas en materia de seguridad en el estado.