Compartir

* 8 de mayo: Día Nacional de la Salud Materna y Perinatal

“La salud materna contempla el estado físico y emocional de la mujer, en la etapa grávida y el puerperio, es decir, durante y después del embarazo, para que éste llegue a su fin en las mejores condiciones”, dijo el jefe de la División de Obstetricia de la Unidad Médica de Alta Especialidad No. 48, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Roberto Molina Rodríguez.

En el IMSS se han implementado diversas estrategias para invitar a la mujer a que acuda, previo al embarazo, a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) de adscripción para recibir atención pre-concepcional y durante el embarazo, en busca de lograr un buen estado de salud y evitar que la paciente sufra algunos riesgos. Lo ideal sería que todos los embarazos fueran planeados, no de sorpresa, y mencionó que en la UMAE se atienden hasta 950 embarazos al mes.

En la consulta pre-concepcional se busca identificar los factores de riesgo que pudieran existir en ese momento y controlarlos antes de que la paciente se embarace. Los principales factores de riesgo son: sobrepeso, obesidad y ciertas patologías que en un momento dado podrían intervenir negativamente durante la gestación.

El especialista del Seguro Social mencionó que entre las complicaciones más comunes del embarazo están las enfermedades hipertensivas y las alteraciones en el metabolismo de los carbohidratos, como diabetes mellitus, lo anterior debido a que nuestro país cuenta con altos índices relacionados con estos padecimientos debido a la carga genética.

Otra complicación común que puede llegar a generar partos prematuros son las infecciones en vías urinarias y la cérvico-vaginitis, lo cual se puede atender en una etapa anterior al embarazo.

Molina Rodríguez resaltó que la edad también juega un papel importante y es de los 20 a los 30 años de edad cuando la mujer está mejor físicamente para llevar un embarazo. Mencionó que se eleva la probabilidad de riesgos en embarazadas menores de 17 y mayores de 35 años de edad. Agregó que el entorno en el que vive la mujer encinta es importante para su salud emocional y así lograr un embarazo, sin estrés excesivo, que pueda repercutir en su estado de salud.