Curso “Socioeducativo” impulsa cambios en la vida de las personas

Compartir

• El Curso Socioeducativo ha sido tomado por más de 60 mil personas en los últimos 4 años.

Irapuato, Gto., a 17 de mayo de 2017.- El curso del “Programa Impulso a mi Desarrollo Socioeducativo”, cambia la forma de ver y afrontar la vida de quien lo toma. Participantes del programa dan testimonio de cómo han transformado su historia de vida.

Para Patricia Hernández Verdín, quien tomó dicho curso, fue la llave que le abrió nuevas puertas. Más aún, se sintió renacer tras un periodo de depresión por su divorcio.

“Yo renací de las cenizas, como el ave fénix; yo me sentía en lo más profundo, sola, insegura, derrotada y triste, pero desde la segunda clase del curso retomé mi seguridad y mis deseos por salir adelante”, afirma Patricia.

Originaria de León, pero ya con toda una vida hecha en Irapuato, Patricia platicó su experiencia de este Programa. Aseguró no ser la misma mujer antes y después del curso Socioeducativo, que en su caso fue impartido en coordinación entre la Secretaría de Desarrollo Social y Humano, el Instituto Estatal de Capacitación y el Instituto para las Mujeres Guanajuatenses.

El curso del Programa Impulso a mi Desarrollo Socioeducativo es aplicado por la Secretaría de Desarrollo Social y Humano, a través de su red de promotores en 40 Centros Impulso Social en el estado.

Es un curso enfocado al fortalecimiento de capacidades y habilidades de las personas para situarlas en el centro de su propio desarrollo. Busca empoderar a la persona de su propio desarrollo y hacerla consciente de toda su capacidad para tomar el control de su vida.

“Yo iba por un curso de repostería, pero como el grupo ya había comenzado me pidieron iniciar en el socioeducativo. Al principio me resistí porque no le encontraba ninguna utilidad a ese curso, pero todas las cosas pasan por algo y hoy doy gracias por haberlo tomado, vale mucho la pena; cambió mi vida”.

Hoy, Patricia Hernández tiene planes. Resguarda una receta de familia que ahora produce ella misma y planea con comercializarla a grane escala: su Ponche de Ciruela de España, un digestivo hecho con base en tequila y frutos rojos. También elabora bebidas de café de diferentes sabores. Pero poner una fonda, es otro de sus sueños que está a punto de cristalizar.

Brigadier García es otro participante del programa que vio una transformación en su vida. Originario de Morelia, Michoacán, se desarrolló como futbolista profesional en el equipo de “La Trinca” del Irapuato. Sintió la frustración de ver trucada su carrera a corta edad por lesiones y problemas familiares.

Hoy es instructor de futbol para niñas y niños en diferentes categorías, en la Comisión Municipal del Deporte en Irapuato (Comudaj), y fue esta institución quien lo seleccionó para participar en el “curso socioeducativo”.

“De repente me avisan que tengo que tomar un curso; como muchos otros lo tomamos con algunas renuencias, pero al paso de los módulos te das cuenta que tus problemas no son tan grandes ni graves como lo crees, y que tienes toda la capacidad para solucionarlos. La solución y las respuestas están en uno mismo”.

Luego de tomar el curso, hoy Brigadier García tiene una relación más cercana con sus dos hijos a través de una mejor comunicación y entendimiento. “Gracias a este curso también he podido sobre llevar la separación de mi expareja, hoy trato de entenderla y vivir sin ningún tipo rencores; hoy sé cómo manejar de mejor manera mis sentimientos y soy más empático con mis chicos en el fútbol”.

El curso consta de 4 módulos, distribuidos en 24 sesiones, de 90 minutos cada una.
El curso del Programa Impulso a mi Desarrollo Socioeducativo ya ha sido tomado por casi 60 mil guanajuatenses en los últimos 5 años. La meta de este 2017 es que al menos otros 17 mil cambien su vida a través de este programa social.