IRAPUATO “EL PUEBLOTE”. UN CUENTO DE PELICULA

Compartir

CUENTEANDO

POR: MASTROIANI

Todo inició en el año 1547, cuando un grupo de indígenas se estableció en esta pradera, comenzó por ser una aldea que creció con la agricultura, con la enseñanza de los españoles en la colonia, luego se dio el comercio y luego de algunos siglos, de lo que había parecido un cuento de los abuelos, pasó a ser algo más realista, pues el asentamiento tomó forma de un pueblito, que con el crecimiento de la población obligó a mejorar el lugar y no estar nomás haciéndole al cuento. Este crecimiento hizo que Irapuato pasara a ser un pueblo mediano, con actividades agrícolas, comercio, talleres, ofertas de trabajo y todo lo que lo volvió productivo. Se dio el transporte a caballo, en diligencias y para mejorar la calidad del pueblo, llegó el ferrocarril a Irapuato junto con las comunicaciones, lo que atrajo la inversión de capitales, el asentamiento de industrias, empresas y todo lo que ayudara a mejorar la economía y el progreso de este pueblo. Pero no se puede olvidar que durante su desarrollo y desde mucho tiempo atrás, cuando era pueblo, y no porque se trate de un cuento, ya había malvivientes y delincuencia, muertes, cacíques mandamás, robo de ganado, bandoleros asaltantes de bancos, de casas o de personas de alcurnia, robos a diligencias, bandas o gavillas de malvivientes, también delincuentes agrupados para ejercer más poder en la delincuencia o crimen organizado. Pero tenía su “Aguacil” y cuatro o cinco ayudantes para guardar el orden de miles de poblanos, por lo que podría pensarse en hacer de un cuento una película, pese a lo cual de todas formas el pueblo siguió adelante y creció y creció, hasta llegar al siglo veintiuno, donde ahora somos “UN PUEBLOTE”, según lo calificó el Presidente Municipal de Irapuato José Ricardo Ortiz Gutiérrez y de verdad que tiene la razón en muchos aspectos, porque no se trata de un cuento lo que se escribió al inicio de la columna y veremos porqué: En este año 2017, no estamos tan distantes del pasado, aunque más modernos y ahora no se trata de hacer cuentos, tan solo para destacar a la ciudad, sino que se trata de un cuento hecho realidad.

Tenemos robos, asaltos, malvivientes, delincuentes, homicidas, robos a bancos, a vehículos, a personas, a negocios y empresas, moto ratones, pandillas, barrios malditos, enfrentamientos entre policías y delincuentes, corrupción, extorsión, drogadicción, contrabando, poca policía para seguridad, un gobierno incompetente y burocrático, más crecimiento demográfico y para todos lados, por lo que para no hacerle al cuento, hay que aceptar que ahora somos “UN PUEBLOTE”, por lo que ante todas estas situaciones, no es cuestión de tres años para poderlo modernizar como es la intención del Alcalde Ricardo Ortiz, por lo que es bueno que no se esté cuenteando a la población de este “PUEBLOTE”, que para completar, carece de muchas cosas en materia de seguridad y mejor ya no le seguimos haciendo al cuento.

“IRAPUATO TE QUIERO LIMPIO”. CUENTO QUE ESPANTA.

Ver hacia adelante con un firme deseo de progresar, de mejorar la calidad de vida de los habitantes, de presentar iniciativas, proyectos que motiven al desarrollo de toda la congregación irapuatense, de eliminar problemas añejos y difíciles de erradicar aún por mucho tiempo y otras cosas más, parecer ser un cuento imposible, pero mientras exista gente con voluntad, que vea las cosas con optimismo y de manera positiva e imponiéndose un reto que sea ejemplo para sus mismos conciudadanos, no puede señalarse por los apáticos como que sólo le están haciendo al cuento, sino que se trata de motivar a la población para que tome conciencia y ponga la parte que le corresponde para que entre todos y de buena voluntad y con responsabilidad, hagamos el esfuerzo para probarnos que si se puede y que los avances que se logren también sean ejemplo para las generaciones venideras, para que no piensen que todo pasó como un cuento de los abuelos. Pero cuando salen las autoridades municipales que encabeza el Alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez, con el cuento de que se aplicarán multas de cuatrocientos mil a mil cuatrocientos pesos a quien no barra el frente de su casa, quien tire basura en baldíos, en las calles, en caminos y carreteras, en fincas o baldíos abandonados y muchos otros lugares más, entonces sí que se espanta la gente, se asusta de que en cualquier momento le caída un inspector para imponerle una multa por tirar basura, cuando se trata que el desperdicio es del vecino; asusta porque no se sabe de cuanto será la “espantamulta”, quizá según el pájaro será la pedrada; qué criterio tendrán los inspectores para saber quién es culpable o inocente, quien el causante, quién fue el que haciéndole al cuento de repente tira su basura, a quien se multa si los recolectores no recogen la basura al cien por ciento; con que cuento saldrá el municipio para limpiar extensos lotes en zona urbana y que son de gente de dinero, pero que no les importa el programa. A quien multarán porque el frente de casas o negocios están sucios, pero son inmuebles abandonados; a poco es un cuento decir que la primera responsabilidad de mantener el servicio es del municipio, con más gente y con más unidades, pero no salir con el cuento de que: “ahora me la van a pagar los que ensucien este RANCHO”. Que no le haga al cuento el gobierno municipal y que tenga presente que no sólo tiene un departamento de limpia; también tiene un área protección ecológica con Gonzalo Guerrero Guerrero al frente, un área de parques y jardines, un área de mercados populares, una empresa de barrido manual, así como otras dependencias que generan basura en grandes cantidades, ¿aquí quién los multará? La población en buena parte está inconforme por la medida, otras esperan que no les toque una “espantamulta” y otros más demuestran con coraje la decisión y recriminan al gobierno de Ricardo Ortiz Gutiérrez que con este cuento de multar no fue un acierto, sino una muestra de que no está bien compenetrado con los problemas más cotidianos de la ciudad, ni comprueba o pregunta físicamente y con la gente, lo que opina de su programa “Irapuato Te Quiero Limpio”, para que sienta que la gente no se anda con cuentos, por lo que sería bueno que se busque una mejor manera de atacar este problema de contaminación, que no sea dando muestras recaudatorias y golpes a la economía de sus coterráneos, que de todas formas será UN CUENTO SIN FINAL…

¡TIEMPO! ¡TIEMPO! … YA NO LE HAGAN AL CUENTO.

De las 52 Sesiones del Ayuntamiento de Irapuato que se han efectuado hasta la fecha, ya son incontables las veces en que el Secretario del Cabildo ha tenido que cortar las intervenciones de Regidores (principalmente de los priistas), simplemente porque se le acabó el tiempo, pues para que no le estén haciendo al cuento con sus exposiciones, se decidió que se redujeran a cinco minutos por intervención teniendo cada Edil derecho a dos intervenciones por punto a tratar. Pero esto de tomar el tiempo también es puro cuento, pues en ocasiones se alega que no es “intervención”, sino aclaración o inconformidad lo que se expone, pero siendo un pretexto para que no corra el cronómetro. Precisamente para que no se haga un cuento de las intervenciones, se sugiere que se compre un cronómetro electrónico para que sea bien exacto, con un foco amarillo que indique que le quedan treinta segundos de tiempo a quien tiene la palabra y así completar su plazo o señalar que hace uso de su segunda intervención, para que vuelva a correr el reloj. Lo anterior porque estas situaciones se siguen dando en las sesiones, por lo que hasta parece que lo que se quiere es hacerle al cuento del trabajo que se desarrolla, pues falta seriedad, respecto, disciplina, orden y principalmente cuidar la imagen de un Ayuntamiento, por lo que sí tiene que comprarse ese cronómetro para ver si se compone este tipo de situaciones.

¿MOVILIDAD EN IRAPUATO?…PURO CUENTO.

El eje de Movilidad que anunció el Presidente Municipal de Irapuato, Ricardo Ortiz Gutiérrez, puede señalarse como el de mayor retraso en cuanto a resultados verídicos, programas y proyectos señalados, anuncios de cambios en vialidad, erradicar añejos vicios y costumbres entre la población, modernización, orientación a conductores y muchas cosas más que aunque siguen siendo anunciadas por el titular de la dependencia, Pascual Cruz Palomino, todo viene a ser puro cuento pues como ya se dijo, ha avanzado poco y si no fuera por el eje de Seguridad, ya estaría ocupando el primer lugar. Dirán los lectores, ese que escribe nomás nos está cuenteando, pero para disipar dudas vamos con varios ejemplos que son tan obvios y están a la vista de toda la población o incluso son víctimas de la mala actuación de los responsables. Crear un reglamento para meter orden y consciencia entre los conductores, aumentar la cantidad de elementos, destinar agentes pie a tierra en cruceros, puro cuento; ordenar el transporte urbano, renovar unidades, corregir rutas, capacitar a operadores, puro cuento; solo dos pasajeros por moto y con casco, no circular a altas velocidades, atacar a los moto-ratones, puro cuento; evitar el estacionamiento en zonas prohibidas, apartar estacionamiento, evitar pararse en doble fila, respetar señalamientos, puro cuento; retirar talleres de las calles y las banquetas, limpiar la chatarra abandonada en las calles, limitar los tianguis en las calles, puro cuento; modernización y sincronización de semáforos, renovación y colocación estratégica de la señalética horizontal y vertical, liberar de estacionamientos las avenidas más congestionadas, puro cuento; que ya no hay “mordidas”, que no hay corrupción, que los elementos se apegan a las normas, que hay un control de la ciudad aceptable, puro cuento. Podrá haber muchas más razones del este eje de Movilidad, que no lo dejan muy bien parado y donde Pascual Cruz Palomino ya debe de dejar de estar creando cuentos de fantasías, para que la gente se los imagine y luego casi los vea como una realidad, porque lo hecho hasta ahora en su dependencia no refleja las alabanzas a su trabajo, por lo que hay que dejar de estar haciéndole al cuento y a trabajar.