Compartir

Irapuato, Guanajuato.  Ser repartidor de gas Lp  se ha convertido en un oficio de alto riesgo, pues la industria ha sido golpeada fuertemente por la delincuencia que al mes registra mas de cien asaltos, ya sea a los repartidores de los cilindros o en las estaciones,  y en lo que va del año han baleado a tres trabajadores,  lo que ha provocado la salida de varios trabajadores y que un buen numero de ellos se niegue a salir a ruta.

De acuerdo a la información proporcionada por el secretario general del Sindicato de Gaseros, Martín Pérez Arredondo, los trabajadores de este ramo sufren al menos tres robos al día y los Apaseos, Celaya, Salamanca, Irapuato Penjamo y León son los  municipios más  inseguros para estos trabajadores.

El líder sindical, comento que se han tenido varias reuniones con las autoridades de seguridad en busca de una estrategia efectiva para disminuir los robos, pues los trabajadores, traen radios y cajas de seguridad, pero eso no detiene a los ladrones, se han tomado algunas precauciones como transportar menor cantidad de cilindros y guardar el dinero de inmediato en las cajas de seguridad, pero ello no ha detenido a los amantes de lo ajeno.

Martin Pérez señaló que a pesar de que ofrecen buenas prestaciones la gente no quiere trabajar de repartidor porque le da miedo, Reconoció que estos robos si han perjudicado a los trabajadores en sus utilidades pues las aseguradoras ya no quieren venderles seguros a los empresarios gaseros.

Finalmente Pérez Arredondo dijo, que a pesar de la llegada de empresas a Guanajuato,  la industria del gas LP, no ha crecido en los últimos diez años, pues además de la delincuencia tienen otros factores que los perjudican como son los calentadores solares y la introducción del gas natural.