Compartir

·       28 de julio: Día Mundial contra la Hepatitis

La hepatitis se caracteriza por  la inflamación del hígado, ocasionada por la presencia de virus y otros procesos infecciosos, ingesta de algunos medicamentos, uso de drogas y en casos específicos de manera autoinmune, es decir, que el mismo organismo ataca sus propias células.

El coordinador de Vigilancia Epidemiológica de la Delegación Guanajuato, del Instituto Mexicano del Seguro Social Juan Carlos González Tarelo, dijo que “los síntomas dependen del tipo de hepatitis de las cuales son cinco las más conocidas son: A,B,C,D y E, sin embargo en etapa aguda se presenta cansancio, dolor e inflamación abdominal, color amarillo en aspecto, orina oscura y excremento blanco”.

Agregó que una hepatitis que evoluciona a etapa crítica puede llegar a generar fibrosis en el hígado, cirrosis e incluso cáncer hepático. Las más frecuentes son la tipo A y C, que se transmiten por ingerir alimentos o líquidos contaminados con el virus, pero la ventaja de estos es que la mayoría evolucionan de manera favorable, se auto limitan.

Los tres tipos hacia los que está encaminada la campaña de este año, por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para eliminar la hepatitis crónica son la C, E y D.

El especialista explicó que la hepatitis B se transmite por contacto sexual, utilizar la misma jeringa que otra persona infectada, o por sangre contaminada. Respecto a la de tipo C se transmite principalmente por vía sanguínea. Para prevenir la hepatitis A y B existe vacuna, por lo que resaltó la importancia de tener completos los esquemas de vacunación.

González Tarelo indicó que la Organización Mundial de la Salud tiene registro de 257 millones de personas, en 2015, enfermas tan sólo  de hepatitis B, por ello es importante la campaña de prevención contra esta enfermedad.

Por último, el funcionario del Seguro Social recomendó a la población no auto-medicarse y acudir al médico para revisión profesional.