Compartir

Irapuato, Guanajuato, 20 de agosto del 2017.- A pesar de la ola de violencia que se ha registrado en los últimos días en el estado de Guanajuato, el obispo de la diócesis de Irapuato Enrique Díaz Díaz  pidió a la población a no ceder ante el miedo y el temor, reconoció que hay miedo y temor, sin embargo, insistió  en que debemos seguir con nuestra vida, tomando nuestras precauciones, pero sin doblegarnos ante el miedo.

El obispo señalo que en las zonas de Guanajuato que ha visitado, se puede palpar el miedo con el que vive la gente por la creciente inseguridad, lo que resulta doloroso,  porque afecta la buena convivencia de la sociedad, agrego, que en muchos momentos la autoridad parece superada, acotada en muchos espacios, como imposibilitada para actuar; sin embargo, dijo que es su papel buscar el camino, como detener esta ola de violencia”.

El obispo recordó que en el atentado en Barcelona  la gente a pesar de tener miedo, gritaban lo contrario y llamaban a no doblegarse, lo que debe ser asumido en Guanajuato, ya que pese a la grave violencia existente, la gente no puede ceder al temor.

No creo que ni la corrupción ni el crimen organizado ni la violencia vayan a construir una nueva sociedad,  dijo el obispo, tenemos que buscar nuevos caminos con la esperanza bien puesta en el Señor.