Los beneficios del chocolate en nuestra salud

Compartir

Hablemos de Ciencia con la Dra. Elizabeth Quintana 

El chocolate es un producto de origen Mesoamericano que, en la época de los Aztecas, representaba un símbolo de poder y autoridad, tanto que los granos eran utilizados como moneda, además, su uso más popular era para producir el chocolate, una bebida frecuentemente usada en ritos religiosos. En la época de la conquista los españoles llevaron la bebida a Europa donde se volvió muy popular.

Hoy en día, todos disfrutamos de su delicioso sabor, el cual sabemos, está relacionado a un efecto positivo de su consumo en nuestro cerebro. El chocolate contiene flavonoides un grupo de compuestos que se encuentran de manera ubicua en las plantas. Estudios con humanos han mostrado que el consumo de mezclas específicas de flavonoides encontrados en el chocolate puede reducir la presión sanguínea e inducir la vasodilatación incrementando, por tanto, la sangre en el cerebro.

El consumo de bebidas enriquecidas con flavonoides de chocolate mostraron mejorar la función cognitiva en adultos mayores con deterioro cognitivo.

La acción de los flavonoides en el sistema nervioso no es debido a su efecto antioxidante, se ha encontrado que poseen un alto potencial de proteger las neuronas mejorando su función ¿Cómo logran estas moléculas llevar a cabo esta función? A través de su interacción con importantes rutas de señalización en el cerebro y por su capacidad de mejorar el flujo de sangre en el cerebro. Además, estas moléculas son capaces de reaccionar directamente con especies neurotóxicas y pro-inflamatorias producidas en el cerebro como resultado del envejecimiento.

Los flavonoides han mostrado inhibir el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y revertir defectos en la cognición en ratones, sugiriendo un alto potencial para uso terapéutico en casos de demencia. No solo el chocolate puede brindar estas increíbles moléculas también las podemos encontrar en el té verde y los arándanos. Nuestra dieta puede tener una gran influencia en el desarrollo de enfermedades degenerativas por lo cual debemos ser cuidadosos en lo que comemos pero en este caso el beber chocolate amargo puede ser de un alto beneficio para nuestra salud. Por de más está mencionar que en estos tiempos de lluvia siembre se antoja un rico chocolate caliente.

Disfrutemos del chocolate sabiendo que estamos contribuyendo con la protección de nuestro cerebro.

Desideri G, Kwik-Uribe C, Grassi D, Necozione S, Ghiadoni L, Mastroiacovo D, Raffaele A, Ferri L, Bocale R, Lechiara MC, et al. Benefits in cognitive function, blood pressure, and insulin resistance through cocoa flavanol consumption in elderly subjects with mild cognitive impairment: the Cocoa, Cognition, and Aging (CoCoA) Study. Hypertension 2012; 60:794–801
Grassi D, Desideri G, Necozione S, Lippi C, Casale R, Properzi G, Blumberg JB, Ferri C. Blood pressure is reduced and insulin sensitivity increased in glucose-intolerant, hypertensive subjects after 15 days of consuming high-polyphenol dark chocolate. J Nutr 2008; 138:1671–6.
Grassi D, Necozione S, Lippi C, Croce G, Valeri L, Pasqualetti P, Desideri G, Blumberg JB, Ferri C. Cocoa reduces blood pressure and insulin resistance and improves endothelium-dependent vasodilation in hypertensives. Hypertension 2005; 46:398–405

Mastroiacovo, D., Kwik-Uribe, C., Grassi, D., Necozione, S., Raffaele, A., Pistacchio, L., … & Ferri, C. (2015). Cocoa flavanol consumption improves cognitive function, blood pressure control, and metabolic profile in elderly subjects: the Cocoa, Cognition, and Aging (CoCoA) Study—a randomized controlled trial. The American journal of clinical nutrition, 101(3), 538-548.
Spencer, J. P. (2010). Beyond antioxidants: the cellular and molecular interactions of flavonoids and how these underpin their actions on the brain. Proceedings of the Nutrition Society, 69(2), 244-260.
Williams, R. J., & Spencer, J. P. (2012). Flavonoids, cognition, and dementia: actions, mechanisms, and potential therapeutic utility for Alzheimer disease. Free Radical Biology and Medicine, 52(1), 35-45.