Compartir

La dermatitis es una inflamación de la piel y entre los tipo más frecuentes se encuentran la atópica, seborreica, por insectos, dermatitis de contacto y la solar por exposición al sol.

La doctora Areli Ruano Jáuregui, dermatóloga del Hospital General de Zona No. 21, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), indicó que la más frecuente es la dermatitis atópica, más frecuente en infantes con piel seca y delicada se puede detectar por inflamación en pliegues, sobre todo en cuello, zona anterior de brazos o rodillas, se presenta enrojecimiento de mejillas y llega a confundirse con otras enfermedades”.

Los síntomas mencionados se suman a comezón y piel seca al padecer la dermatitis, por lo que las medidas preventivas son: lubricar bien la piel con crema las veces que sea necesario, no bañar a los menores con jabones muy agresivos, no tallar su piel con esponjas ni estropajos, poca duración del baño y no utilizar agua muy caliente, para evitar el inicio de una inflamación.

La dermatitis seborreica se da en áreas del cuerpo con mayor número de glándulas sebáceas como la piel cabelluda, región central de la cara, es la conocida como caspa, que con el sol puede generar mayor irritación. Comúnmente se cree que la caspa es igual a tener hongo, pero no es así, la caspa es grasa seca.

También hay irritación por insectos en pacientes con piel muy delicada que incluso les puede ocasionar manchas y por tanta inflamación llegan a formarse ampollas, para prevenir debe utilizase un tul en la cuna del bebé, retirar plantas del interior del hogar y poner mosquiteros en las ventanas.

Comentó que dermatitis solar se presenta en zonas expuestas al sol que llega a confundirse con vitíligo, por lo que es recomendable utilizar ropa con manga larga, sombrilla, sombrero y protector solar.

La especialista Ruano Jáuregui, recomendó a la población llevar a los menores al médico ante la presencia de los síntomas mencionados así como evitar la automedicación.