Pide Yulma Rocha acciones para evitar la violencia política contra las mujeres

Compartir

Irapuato, Gto, .- En la presentación del segundo informe de actividades legislativas, la Diputada Federal Yulma Rocha Aguilar dio cuenta de las reformas impulsadas en beneficio de las mujeres, educación, transparencia y gestión de recursos, así mismo se pronunció contra la violencia política en las mujeres.

En la antesala del arranque proceso electoral  y ante visos de violencia política hacia las mujeres en Guanajuato, la diputada federal  YulmaRocha hizo un llamado ayer a las instituciones y partidos políticos para que actúen en consecuencia.

“Vemos diversas acciones, las más comunes son comentarios en redes sociales y en páginas de internet atacando a las mujeres que participan en la vida política por el simple hecho de alzar la voz, y no vemos la intervención del Estado; nos están dejando solas”, lamentó la legisladora.

La diputada recordó que las mujeres tienen derecho al acceso igualitario a las funciones públicas de su país y a participar en la toma de decisiones libres de violencia, según diversas convenciones y la propia Constitución Mexicana; sin embargo, la realidad es que aún se impide el goce de derechos y libertades debido a la violencia política en razón de género.

“Aún estamos a tiempo de formalizar un pacto que permita fortalecer a las instituciones y sensibilizar a la población;  ante la falta de una legislación necesitamos mecanismos y protocolos de defensa y actuación ante estos casos.

“Requerimos el involucramiento de partidos políticos, autoridades electorales, instituciones públicas y organismos defensores de los derechos humanos trabajando en acciones concretas para erradicar la violencia política hacia las mujeres”, pidió la diputada.

Yulma Rocha hizo un llamado a la Secretaría de Gobierno  para que a través de su Dirección General de Derechos Humanos, desarrolle campañas tendientes a promover y difundir entre la ciudadanía mecanismos de promoción protección y respeto de los derechos político electorales de las mujeres, de igual forma, que capacite en la materia a los servidores públicos del Gobierno del Estado.

También solicitó al Instituto Nacional Electoral (INE), al Instituto Electoral del Estado de Guanajuato (IEEG), y al Tribunal Estatal Electoral (TEE), que realicen acciones tendientes a prevenir, atender y en su caso sancionar la violencia política en razón de género.

“Es imperativo un protocolo y formas de denuncia y una vigilancia permanente a todos los actos u omisiones que atenten contra la participación política de las mujeres en las cuales puedan incurrir todos los agentes involucrados como partidos políticos, funcionarios, precandidatos, candidatos o cualquier persona”, dijo.

La diputada llamó a los partidos políticos a garantizar la participación igualitaria en la integración de los órganos y la postulación de las candidaturas, así como una distribución paritaria de las prerrogativas entre hombres y mujeres, y que haya un acuerdo para determinar que los criterios para garantizar la paridad de género en las candidaturas se hagan públicos para corroborar que se aseguraron las condiciones de igualdad entre hombres y mujeres.

También pidió al Instituto para las Mujeres Guanajuatenses (IMUG), que informen públicamente los resultados obtenidos por el recién creado Observatorio de Participación Política de las Mujeres; y que se convierta en un verdadero organismo con un papel protagónico en los esfuerzos para erradicar la violencia política de las mujeres.

“Y por supuesto quienes somos legisladores necesitamos intensificar los trabajos para pronto contar con las reformas que incluyan la violencia política en razón de género como un delito de tipo electoral”, dijo.

La diputada ejemplificó algunos casos que constituyen violencia política hacia las mujeres: registrar las mujeres como candidatas en distritos perdedores; amenazar para que no tomen posesión del cargo que ganaron; no distribuir por igual los tiempos de radio y televisión; no distribuir de manera igualitaria los recursos para las campaña; las agresiones basadas en estereotipos y roles discriminatorios; y por supuesto el acoso y violencia física y sexual.