Compartir

Realizar ejercicio es sumamente importante para evitar el desarrollo de enfermedades, pero al decidir iniciar su práctica es vital que se haga bajo la supervisión de un profesional del deporte, a fin de no generar lesiones y riesgos a la salud.

“El objetivo de la preparación física es el desarrollo de las cualidades al nivel óptimo para la actividad que se realiza fortaleciendo la salud, aumentando la fuerza, la resistencia, amplitud de movimiento, velocidad, coordinación, entre otros aspectos”, dijo el jefe de la oficina de Deporte y Cultura Física, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en León, Pedro Torres Saucedo.

La población debe saber que no es fundamental la cantidad de ejercicio que se realice, sino la calidad con que se practique para evitar lesiones y no ver afectado el rendimiento corporal. La mayoría de las lesiones deportivas se deben a una cuestión traumática y uso excesivo de músculos y de articulaciones, indicó el especialista.

Torres Saucedo destacó que es un mito que si se siente cansancio es porque ya se hizo un buen ejercicio y la realidad es que “el cuerpo no debe estresarse; el ejercicio es tan benéfico que al siguiente día debes poder realizarlo en las mismas condiciones que el día previo, por lo que la preparación física debe ser gradual y permitir un desarrollo óptimo musculo-esquelético”. Dijo que para iniciar es suficiente realizar ejercicio tres veces por semana, de 20 a 30 minutos.

Otro aspecto importante es el calentamiento  o calistenia antes de iniciar la actividad física: incluye estiramiento de los músculos antes y después de realizar la rutina, a fin de relajarlos para poder regresar sin problema a la siguiente sesión de ejercicios.

Por último, el funcionario del Seguro Social invitó a la población a incorporarse a los cursos que ofrece el Instituto en el Centro de Seguridad Social, en los cuales podrá encontrar diversas actividades físicas que están encabezadas por personal profesional calificado que podrá orientar a los alumnos sobre la práctica correcta de la actividad física, para no poner en riesgo la salud.