Compartir

Irapuato, Gto., Septiembre de 2017.- Nuestra Federación no solapa ni protege al periodista que incurre en la comisión de delitos como extorsión, cohecho o cualquier otro tipificado en las leyes penales. Tampoco apoya el peculado de funcionarios públicos a periodistas y medios de comunicación, ni defiende al periodista que denigra a otros periodistas, ya sea por la vía de la descalificación personal o a través de otra conducta, como el escarnio, la injuria o la calumnia, que lleve un descrédito profesional o personal no merecido.

Felipe de Jesús Canchola González, presidente de la Federación Guanajuatense de Periodistas, afirmó lo anterior en entrevista y categorizó que no debe confundirse la defensa contra los ataques a la libertad expresión o a la integridad personal del periodista y/o familiares, con las conductas antijurídicas en las que incurren algunos informadores, pretendiéndose amparar en los artículos 6 y 7 constitucionales.

Puntualizó: “Los periodistas organizados del Estado de Guanajuato tenemos un “Código de Ética” basado en los principios universales de la libertad de expresión y, al decidir unificarnos voluntaria y libremente en esta agrupación, nos comprometimos a respetar y hacer respetar los principios básicos del ejercicio del periodismo”.

Canchola González abundó que los periodistas que ejercen labores en un medio o área de comunicación social, pública o privada, u otro espacio laboral, deben respeto a la dignidad humana, a la persona pública, a la fuente informativa y, con mayor razón, a sus colegas del propio gremio informativo. “Esto es fundamental para la unificación y dignificación del Periodismo”, puntualizó.

El presidente de los periodistas organizados de esta entidad abundó que la ética periodística es la definición teórica y aplicación práctica, permanente y obligatoria, de normas conductuales y de procedimiento establecidas en el Código de la Fegupe, que deben observar sus miembros para que su actuación profesional sea correcta y socialmente útil.

Canchola González manifestó que el cumplimiento de esta normativa será obligatorio para los periodistas organizados y su resguardo estará a cargo del Consejo Directivo y la Comisión de Honor y Justicia de la Federación Guanajuatense. “La Ética proporciona un marco de trabajo para dirigir las funciones esenciales de los periodistas, establecer políticas y desarrollar estrategias para velar por el correcto ejercicio profesional”, dijo.

 

Responsabilidad pública

A pregunta expresa, Felipe Canchola explicó: “Quienes ejercemos el periodismo en los medios de comunicación, somos importantes agentes socializadores. Tenemos influencia en la formación de valores, creencias, hábitos, opinión y conductas en los diversos sectores de la población guanajuatense”.

“La información en periodismo se entiende como un bien social y no como un producto, lo que significa que el periodista comparte la responsabilidad de la información transmitida y es responsable, no sólo ante quienes controlan los medios, sino principalmente ante el público”.

“La responsabilidad social del periodista requiere que él o ella actúen, bajo todas las circunstancias, de conformidad con el sentido ético personal. El principal compromiso del periodista es con la verdad; su deber de transmitirla a la ciudadanía es irrenunciable; y su obligación es impedir que, bajo ninguna circunstancia, ya sea por presión editorial, publicitaria, político-económica o por la reprochable autocensura, ella sea alterada”.

“La omisión, manipulación o el falseamiento de la información, es una falta grave que atenta contra la esencia de la actividad de un periodista. Cualquier intento o presión que reciba el periodista para modificar la verdad informativa a la que se enfrenta en el ejercicio de su labor, debe ser denunciada ante los organismos y/o autoridades. El afectado por defender la verdad, recibirá el apoyo de nuestra agrupación”, concluyó Canchola González.