LA VIOLENCIA NO SE SOLUCIONARA CON PENAS MAS SEVERAS: OBISPO

Compartir
Monseñor Enrique Díaz Díaz, nuevo obispo de Irapuato

Irapuato, Gto; a 17 de septiembre del 2017.-  El Obispo de la diócesis de Irapuato, Enrique Díaz Díaz, advirtió que la ola de violencia que azota el estado de Guanajuato no se solucionará con penas más severas como la Pena de Muerte, sino fortaleciendo las raíces en las familias e impulsando valores reales en la juventud.

El obispo lamentó los asesinatos que han sacudido Irapuato y la región y comentó que mientras no se cambien las raíces de las nuevas generaciones, no se superará esta crisis que se vive a nivel nacional.

Agrego que “Los diferentes hechos violentos que tuvimos en esta semana siguen siendo muestra, siguen siendo señal de que algo nos falla en el tema de los valores; con violencia no se va a superar la violencia. Podemos implementar pena de muerte, podemos implementar castigos más fuertes, pero mientras no se trabaje en las raíces, no vamos a superarlos”.

Indicó que aunque los tiempos electorales condicionan la toma de decisiones, lo más importante es que las raíces de la juventud se fortalezcan con valores reales y no se contaminen con odios y falsas promesas se éxito fácil.

Monseñor Díaz Díaz comento que “estamos muy condicionados por los tiempos electorales y por los partidos y a veces se olvida que es lomas importante de la ley y a veces se nos olvida que no vamos a encontrar soluciones con castigos a la ausencia al hueco de raíces firme que sostengan nuestra sociedad; por una parte es la ley, pero por otra parte es la conciencia ciudadana de que no vamos a superar con violencia los hechos de violencia”, puntualizó Enrique Díaz  Díaz.