Compartir

Irapuato, Gto, 01 de octubre del 2017.- El obispo de la Diócesis de Irapuato Enrique Diaz Díaz señalo que no sólo la autoridad tiene responsabilidad en los hechos de violencia que se han registrado en la ciudad en los últimos meses,  esto dijo también es responsabilidad de la sociedad, al permitir la corrupción como algo normal.

El obispo señaló que la tarea de la Iglesia y de las instituciones debe ser formar verdaderos ciudadanos, para que los niños y adolescentes aprendan que la corrupción no es buena y que es la raíz de los problemas que se viven, desde aceptar “mordidas” hasta comprar cosas robadas.

“El papá que enseña a su hijo a no pagar lo justo, el aceptar una ‘mordida’, en decir una mentira nos va generando esa desconfianza y esta violencia, estar acostumbrados a una corrupción. Es una vergüenza que nos acostumbremos a la corrupción”, dijo el obispo.

Enrique Díaz Díaz, ejemplifico que aunque un atentado violento sea sólo contra una persona, si afecta al entorno, porque el resto se sienten inseguros y con temor, lo que no permite que la gente tenga una vida normal.

“Creo que no de ahora sino ya de tiempo se ha salido de control, desde el momento que dejamos en manos de delincuencia muchas cosas se salen de control, desde que lo más importante para muchos es el dinero o el poder, se sale de control”.