Sinfonía del Fauno MMCCCXCVII

Compartir

LOS TEMORES DE MIGUEL MÁRQUEZ, RAZONADOS DESDE SU ORGANIZACIÓN, CONFORT DE 18 AÑOS Y UNA LUCHA POR “LA GRANDE” FUERA DEL PODER.

Duda que no ofende. Luego de casi tres sexenios (18 años), en el poder de la entidad y algunos años en la burocracia del partido conservador, les crearon el confort impensable a un joven político, que pretende la candidatura del PAN, o de un nuevo Frente Ciudadano por México, a la Presidencia de la República, debido a lo cual el gobernador, Miguel Márquez, tiene sus dudas para dejar su cargo y lanzarse de una vez por todas por su futuro político. Bajo los protectorados, primero de Juan Manuel Oliva y posteriormente de Fernando Torres, en la dirigencia del PAN, 3M aprendió junto con Juana de la Cruz, todo clase de mañas que lo llevaron a convertirse en el preferido, Delfín de Oliva Ramírez cuando fue el gobernador.

Siguió lo mejor de lo mejor. La puesta para el gobernador 3M, no fue como se lo dijo el ex presidente Vicente y Marta, lanzar su postulación por Los Pinos, enarbolando de que es el mejor de los gobernadores, como aquello de “foxilandia” para lograr el “voto útil”. Cuando se hizo aquello de Animmmate Miguel, ya había muchos tiradores de su partido y otros del PRD y del Movimiento Ciudadano (en el Frente); las probabilidades del triunfo se estaban reduciendo, es especial porque los panistas de Guanajuato ya tenían un suspirante presidencial anotado en la lista de buscadores de candidatura del partido conservador, Juan Carlos Romero Hicks, reconocido en el ámbito nacional. Una dualidad, donde el senador, podría sacar la ligera ventaja.

La razón como en antesala. El joven Márquez Márquez en el sexenio que gobernó Romero Hicks, fue Director General del DIF en el Estado de Guanajuato; un detalle que los estrategas del político de Purísima del Rincón por ignorancia olvidaron o quieren eludir ante su condición de contratados de ocasión: La autoridad existe, la marca se pega y la introyección quema. Salió de esa para meterse en camisa de once varas, continuar el poder de los jóvenes panistas en el gobierno del estado, con Juan Manuel Oliva para ulteriormente entregar esa estafeta a Fernando Torres Graciano, y no exactamente a Diego Sinhué Rodríguez. La historia inmediata, se definió incorporando las alianzas y las negociaciones nuevas; por eso Miguel Márquez, tiene muchos temores y duda de luchar fuera del presupuesto.

SESIÓN PARA CATATÓNICOS. Lo otro; juego malévolo. El equipo más cercano a Miguel Márquez, quiso enseñorarse, hasta como constante le ha estado cambiando el look, la forma de responder a los representantes de los medios informativos, hasta a sus viejos amigos de lucha o sus cuates e imponerle el reparto de las culpas, además de arrancarle a los blanquiazules del estado la gran ilusión de elegir sus candidatos a cargos de elección popular. Los seguidores del gobernador, oficialistas, buscan justificar esa famosa designación que desde la CDMX y otros estados como Puebla, donde habrá votación interna, la miran como retroceso panista en la crisis. La “carga” del Jefe Político para encubrir la verdad: reproducir lo que hizo con él Oliva y por eso lo critican. Sus tácticos olvidaron un detalle, no han podido prever, hasta dónde pueden llegar 3M y Diego.