Sinfonía del Fauno MMCCCCXXXIII, Viernes 15/Dic/2017

Compartir

LA ÚLTIMA ESPERANZA DEL PRI DE GUANAJUATO, VIENE EN CAMINO. EL POSIBLE ÉXITO O DERROTA EN MANOS DEL CANDIDATO A LA GUBERNATURA

Aislados; un día después. Aunque los tricolores en el estado de Guanajuato no sólo han apechugado por lo que les envían del Comité Ejecutivo Nacional, CEN, entre ellos los fiascos desde 1991, en esta ocasión por la urgente necesidad que trae Los Pinos de mantener al PRI en el Poder de la República se creyó que habría como en 2012, un intento de su presidencia nacional de ofrecer un PRI estatal competidor para el proceso electoral 2018; sin embargo las trazas mostradas al momento por los equipos de trabajo de Enrique Ochoa y del candidato presidencial José Antonio Meade, han sido desaseadas y con alto contenido de incapacidad por “proveer” a sus electores el grupo de candidatos capaces de triunfar durante los comicios.

A pesar de sus “apremios”. La exclusión del PRI del Estado de Guanajuato de las coaliciones como en territorio nacional, seguramente traerá confusión entre el electorado “afectando” sensiblemente al presidenciable de la coalición: PRI, PVEM y PANAL. Entre los líderes tricolores en la entidad, algunos creen que las alianzas con los verdes y maestros del PANAL muy complicadas con rasgos de también, y que el electorado ha expresado su preocupación por las relaciones expresadas en las boletas. El “último fracaso” de la alianza PRI-PVEM, fue en León en 2015 pasado; cuando llevaron de abanderado a José Ángel Córdoba, que impuso el verde ecologista y que perdió de la peor manera, no logró ni el voto básico del PRI.

Aún los tienen en ascuas. Habituados a procesos adversos el priismo guanajuatense, se desayunó ahora, con la sorpresa de que su dirigencia nacional no fue “capaz” de unificar criterio para nacional como los estados y la Ciudad de México donde hay proceso electoral para la elección Gobernadores y el Jefe de Gobierno. Y en esa tesitura, Enrique Ochoa Reza, con sus oidores y asesores, ante la carencia de un trabajo sistemático de parte de su Delegada en el Estado, Graciela Ortiz, todavía no “designan” el Candidato a la Gubernatura de Guanajuato; hasta la última esperanza del priismo le quiere desgraciar en el CEN, porque están pretendiendo repartir las candidaturas como si fueran canicas entre imberbes aislando el Proyecto.

SESIÓN PARA CATATÓNICOS. Otra ilusión en camino. Sin coalición los tricolores “saben” que trabajarán más por la obtención de la gubernatura de la entidad; pero sin el respeto a los tiempos, calendarios y demanda partidaria, y mandando recado de aislamiento del posible éxito del presidenciable los ha colocado ante la verdad histórica: un acuerdo cupular que deje al PRI estatal aislado ante un partido conservador PAN, con años en el poder nutriéndose de acuerdos con diferentes  sectores de la sociedad desde 1991, que se ratificado durante  las extraordinarias de 1995. Ante ese pasado, y presente más inmediato emergió de un posible candidato a la gubernatura, dijo al CEN, a ver quién les acepta condiciones tan débiles.