Compartir
  •           De 2010 a 2016, el porcentaje de población en carencia por rezago educativo bajó en el estado del 23.6 al 20.1 por ciento.

Martes 2 de enero de 2018. Un total de 133 mil 169 guanajuatenses salieron de su situación de carencia por rezago educativo entre el 2010 y el 2016, de acuerdo a datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

gracias a los programas educativos impulsados por el Gobierno estatal, a través del Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA), en la entidad se redujo este indicador  de 23.6 a 20.1 por ciento.

Es decir, los guanajuatenses que se encontraban en carencia por rezago educativo pasaron de un millón 315 mil 118 personas en 2010 a un millón 181 mil 949 en 2016.

El rezago educativo es uno de los indicadores que se toman en cuenta para medir el grado de pobreza de la población.

A su vez, el Coneval es la institución responsable de medir el fenómeno de la pobreza en México, para que a través de esta información que se basa en datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se fortalezca la atención prioritaria de las personas en situación de vulnerabilidad económica o social.

Para establecer los lineamientos y criterios que permiten la identificación de la pobreza en el país, el Coneval toma en cuenta los siguientes indicadores: ingreso por persona, rezago educativo,  acceso a los servicios de salud y seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, acceso a  servicios básicos en la vivienda y a la alimentación y el grado de cohesión social.

En el caso del indicador de rezago educativo promedio en el hogar, se toman en consideración los siguientes elementos: que las personas de tres a quince años de edad asistan a un centro de educación básica o que hayan terminado la educación secundaria, que las personas nacidas antes de 1982 cuenten al menos con primaria completa y que las personas nacidas a partir de 1982 cuenten al menos con secundaria completa.

De esta manera y conforme a la medición del Coneval, una persona se considera como no carente sólo si está en edad escolar y asiste a la escuela o si de acuerdo a su edad ha concluido la primaria o secundaria, según los criterios antes señalados.