Sinfonía del Fauno MMCCCCL, Jueves 18/ Enero de 2018

Compartir

EL GOBERNADOR MÁRQUEZ ATIENDE FUNCIONES DIFERENTES AL MANDATO. RETRASA LA ACCIÓN ESENCIAL; CUIDAR A LA POBLACIÓN DEL ESTADO.

Las voces por gobernanza. De entre las respuestas brindadas por el mandatario estatal a sus representados ante la peligrosa inseguridad y violencia que están padeciendo en el territorio en donde gobierna, aparece como un mal nacional que afecta los estados, después el reparto de las culpas; amén de recrear la ilusión de que la policía federal, es un ejército de salvación, que llegará para liberar la entidad de la maldad. Sin embargo, las explicaciones que ofrece el gobernador Miguel Márquez, para encarar la inseguridad como la utilizada ayer, luego del ataque criminal al Hospital de Salvatierra para “rematar” un policía herido, apresuró que se aplicará el Mando Único en el municipio; antes, en la ciudad de León, encomendó el estado de Guanajuato y sus habitantes a Dios debido a la inseguridad.

La obsesión de un gobernante. El gobernador de Guanajuato, gracias a su interés personal imaginado como un derecho por

el futuro político, que no está en la Norma como una función a desempeñar de parte del Representante del Poder Ejecutivo, ha venido saturando su agenda diaria con jornadas de corte de listón, entregando diplomas como globos a infantes, signando convenios entre partes sin necesidad ni sentido, tomándose la foto con la ciudadanía (estableció para ello una sección), y su deporte favorito que consiste en anunciar la obra pública en el estado, y “apoyar” con recursos a municipios empobrecidos, incluso concurrir a las inauguraciones de pollerías pero olvidó por más de 5 años cumplir sus obligaciones como mandatario.

Perdido entre deseos íntimos. Muy activo en actividades del partido conservador PAN, ocupado en la imposición de Diego Sinhué Rodríguez a la candidatura al gobierno de la entidad, sus constantes visitas a los migrantes en la Unión Americana, simulando su pretensión por ser el candidato albiazul para la Presidencia de la República, Miguel Márquez, dejó a un lado su función primordial, velar por la seguridad de los habitantes del territorio guanajuatense. Arrendó los fierros del Proyecto Escudo para en automático, procurar Seguridad Pública a sus

paisanos y gobernados. Aún está sacrificando a la sociedad al sostener en sus cargos a Alvar Cabeza de Vaca como a Carlos Zamarripa incluso controlar al Poder Legislativo para impedir que le pida cuentas al Secretario de seguridad y al Procurador.

SESIÓN PARA CATATÓNICOS. Ante su casa y el hospital. ¿Quién atestigua que el policía acabado en Salvatierra, es una simple respuesta de sicarios que antes sólo lo habían herido? ¿Por qué no pensar en que el elemento que estaban atendiendo en ese hospital fue sacrificado porque sabía mucho? Indistinto de las comentarios silvestres de los sectores de la sociedad, a las autoridades, estatal y municipal, les resta mostrar todas las razones porque afectó sensiblemente a mucha gente, entre ella los trabajadores de salud, pacientes y sus familiares, que no se informó. El resultado obtenido por la criminalidad, resulta de consecuencias fatales y comprueba que la opinión del Obispo Díaz de Irapuato que la autoridad ha sido rebasada, es estricta. Los baleados en Marfil en Guanajuato, el taquero y su familia, ocurrió a un lado de la Residencia Oficial de Miguel Márquez