Compartir

En la coordinación estatal de ANAREM Guanajuato consideramos pertinente, que al
encontrarnos en pleno proceso electoral, debemos ocuparnos con suficiente anticipación, de reforzar las medidas de seguridad que tradicionalmente se implementan para los comicios, ya que la situación excepcional de violencia e inseguridad por la que  atravesamos actualmente, puede afectar negativamente el normal desarrollo de las
próximas elecciones.
Es necesario abordar una serie de factores que a diferencia de años anteriores, hoy se
presentan como una realidad que no podemos ignorar. La concentración masiva de
personas en eventos proselitistas, el desplazamiento numeroso de candidatas y
candidatos con sus equipos, aunados a la insuficiencia de elementos policiacos en
municipios o comunidades lejanas, son retos mayúsculos que debemos afrontar con
responsabilidad, para salvaguardar la integridad de todas y todos los ciudadanos.
De cara a este complejo escenario, solicitamos respetuosamente al gobernador Miguel
Márquez Márquez, presente pública y oportunamente, las medidas extraordinarias que
implementará en esta temporada electoral; así, una vez que las y los ediles las
conozcamos, podremos hacer un llamado a la sociedad desde los cuarenta y seis
ayuntamientos del estado, a involucrarnos en las tareas que a todas y todos
corresponda, ya sea implementando protocolos de actuación o bien, para conocer y
difundir las medidas de precaución correspondientes.
Esta propuesta no tiene como objetivo alarmar a la población, sino impulsar una elección
incluyente y competitiva, a través de generar condiciones suficientes para que las y los
guanajuatenses puedan acudir a mítines o cualquier otro acto de campaña y llegado el
momento, presentarse a votar libremente sin temor alguno; también buscamos, que los
funcionarios logren administrar eficazmente el proceso y que observadores, medios de
comunicación y partidos políticos, asistan a estos con seguridad.
Pugnamos por una estrategia que no se base solamente en la fuerza policiaca, ya que
esta podría intimidar o disuadir a las y los ciudadanos de participar en el actual curso
democrático.