Será México sede del inicio de la evaluación de los bosques del mundo liderada por FAO

Compartir

Ciudad de México, 1 de marzo de 2018. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), inicia el lunes 5 de marzo el proceso para realizar la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2020, con el Taller Internacional que convoca a 145 naciones en Toluca, Estado de México.

Con el apoyo de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la FAO capacitará a los corresponsales nacionales en las metodologías y plataformas de captura de datos para la compilación de los Informes Nacionales sobre la situación de los bosques.

La información generada permitirá que los gobiernos comprendan la situación de sus países en dicha materia y, a partir de ello, puedan impulsar políticas e iniciativas para evitar el deterioro de los ecosistemas forestales y un manejo sostenible de dichas áreas.

Al mismo tiempo, la información generada por los corresponsales en cada país es la columna vertebral del FRA.

Esta es la primera vez que se realiza la Evaluación teniendo en perspectiva la nueva Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, de manera que el FRA será una herramienta que permitirá a los países dar seguimiento al cumplimiento del Objetivo 15: Vida de ecosistemas terrestres.

La evaluación se realiza cada cinco años y a partir de 2005, la FAO apoya a los miembros de la Asociación de Colaboración para los Bosques para mejorar la metodología y agilizar los informes.

Para lograr ese objetivo se formalizó el Cuestionario de Recursos Forestales Colaborativo, con lo que se perfeccionaron las evaluaciones de 2005 y 2010.

Los bosques son esenciales para la vida en el planeta. Brindan aire, agua, albergan una gran biodiversidad y mitigan los efectos del cambio climático, además de ofrecer alimentos para las familias que habitan en ellos y medios de vida para las zonas rurales, es decir, son parte importante de las soluciones en la lucha contra el hambre y la pobreza.

Hoy en día los bosques se enfrentan a grandes retos: el cambio climático y la presión del cambio de uso de suelo para la urbanización y para incrementar la producción de alimentos, son sin duda los focos rojos que los recursos forestales tienen hoy en día, sin dejar de paso la pérdida de biodiversidad y las consecuencias que tendrá en la resiliencia de los ecosistemas, pero principalmente de los seres humanos.