Guanajuato protegido contra el sarampión.

Compartir
  • Más de 200 mil vacunas se han aplicado en los niños el último año.
  •  Vacuna para adultos es sólo para viajeros a países con brote.

 Guanajuato, Gto. 16 de marzo de 2018.- El sarampión es una enfermedad contagiosa causada por un virus y prevenible mediante la vacunación. Se caracteriza por la presencia de fiebre, tos, secreción nasal, ojos rojos y erupción cutánea (exantema). Se transmite por contacto con secreciones provenientes de la nariz, la boca o la garganta de una persona infectada.

En Guanajuato se tiene una cobertura de 100 por ciento en niños de 1 año, y 93 por ciento en los niños de 6 años, y del 2017 a la fecha se han aplicado 215 mil biológicos contra el sarampión.

Por lo que la población del Estado está protegida. La vacuna triple viral es gratuita y se aplica a todos los niños al año y a los 6 años de edad. En Guanajuato existe una muy buena cultura de vacunación por lo que esa situación ayuda a prevenir la propagación de dicha enfermedad.

En el año 2018 se han notificado casos de Sarampión importados en ocho países del Continente Americano: Antigua y Barbuda (1), Brasil (8), Canadá (3), Estados Unidos de América (11), Guatemala (1), México (1), Perú (1) y Venezuela (159).

El Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE) identificó en la Ciudad de México, tres casos importados y confirmados por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológico (InDRE), mismos que actualmente se encuentran asintomáticos.

Los tres casos confirmados, de acuerdo a la OPS, son clasificados como asociados a importación, cuya enfermedad fue contagiada por una persona infectada que vino de fuera del país (aún no identificada), lo que es sustentado por la ausencia total de circulación del virus de sarampión en los últimos dos años en el país.

Vacunación de sarampión para adultos, estratégica para viajeros

A pesar de que el sarampión es una enfermedad prevenible por vacunación, sigue siendo persistente en diferentes regiones del mundo, incluyendo África, Asia, Europa y Oceanía.

Es por ello que los viajeros que no son inmunes están en riesgo. En la república mexicana no se tenía registro de casos autóctonos de sarampión desde el año de 1996.

Por ello, emitimos la recomendación a la población que viaje a países con brotes de Sarampión:

Antes de su viaje:

  • Revise la Cartilla Nacional de Vacunación de sus hijos y de usted. En México rutinariamente se brinda vacunación contra el sarampión, a los 12 meses de edad se aplica la primera dosis, y a los 6 años de edad o al ingresar a la primaria se aplica la segunda dosis.
  • Las personas que no puedan demostrar que fueron vacunados cuando eran niños y que nunca han tenido sarampión deben ser vacunados contra sarampión (14 días antes de su viaje) o en caso que no cuente con su esquema completo o no tenga modo de comprobarlo.
  • Los adolescentes y adultos que no cuenten con dos dosis de vacuna deben vacunarse. Si no cuenta con antecedente de haber padecido sarampión.
  • La vacuna SRP es segura.

Durante su viaje y a su regreso:

– Si usted presenta fiebre y exantema (erupción) durante su viaje y hasta después de 21 días de su regreso:

– No se auto-medique y busque atención médica de inmediato.

-Tome abundantes líquidos y vida suero oral o electrolitos orales para prevenir la deshidratación.

– Comente con el personal médico que lo atienda el antecedente de viaje a estas regiones con brotes de sarampión.

– Evite el contacto cercano con otras personas durante cuatro días después de la aparición de la erupción cutánea (exantema), con el fin de reducir la propagación a otras personas o familiares que no estén vacunados.

– Si usted todavía está enfermo a su llegada y viaja por avión, por favor avise al asistente de vuelo antes de aterrizar o el oficial de Sanidad Internacional cuando salga del avión en el Aeropuerto Internacional de Guanajuato.

Durante su estancia o tránsito en países con brotes de Sarampión:

  • Se recomiendan medidas higiénicas generales, para reducir el riesgo de contagio:

– Lávese las manos con frecuencia.

– Si el jabón y agua no están disponibles, lávese las manos con gel desinfectante de manos (que contenga al menos un 60 por ciento de alcohol).

-Procure no tocar sus ojos, nariz o boca. Si tiene que tocar su cara, asegúrese de que sus manos estén limpias.

Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable o con la manga (no con las manos) al toser o estornudar.

-Evite el contacto cercano, como besos, abrazos o compartir cubiertos o vasos, con personas que estén enfermas.

– Si usted recibe en su empresa, casa o negocio alguna persona del extranjero, o que haya viajado a países con brote de Sarampión, asegúrese de que le haya sido aplicada la vacuna correspondiente, o si tiene dudas acuda a su unidad de salud más cercana.