E D I T O R I A L

Compartir

La alta inseguridad que impera en Irapuato y la gran expansión de la delincuencia, que ya sea de principiantes, “profesionales”, o incluso ya del crimen organizado y de bandas de alto impacto por su variedad de actos que realizan fuera de la justicia, donde los cárteles ya se han hecho presentes en nuestro municipio y en otros más de Guanajuato, han llevado tanto a las autoridades, como a sus cuerpos de protección ciudadana, ha señalar la toma de decisiones e incluso la aplicación de medidas “letales”, como lo declaró hace días el Alcalde de Irapuato Ricardo Ortiz Gutiérrez, luego del asesinato que se dio por parte de una pareja de “motorratones” en la persona de una mujer que esperaba su transporte para trasladarse a su centro de trabajo, lo que causó una profunda consternación entre la población, pero sobre todo, una exigencia a todo volumen, para que las autoridades sean determinantes para detener a los delincuentes y en este caso, lo que se relaciona con las actuaciones de los moto ratones, que además de robar a discreción y sin distinción de personas o negocios, han sido causantes de la pérdida de bienes materiales, de valores, de crear terror y tensión entre los habitantes, pero todo se multiplica cuando sucede que ahora están hasta dispuestos a sacrificar vidas inocentes tan solo por consumar su fechoría y sin considerar el tipo de afectado que se trate, como ahora sucedió con la pérdida de la vida de esta mujer, por lo que Ricardo Ortiz Gutiérrez, Presidente Municipal de Irapuato, declaró públicamente que se tendrá que actuar de manera letal por parte de la policía, para contener y buscar la extinción de esta fauna humana tan nociva en nuestra localidad. El tema es que decir: “actuar de manera letal”, motiva a pensar que a toda acción de los delincuentes, se tendrá una reacción de la autoridad, pero ahora no será de manera preventiva, sino que se llegará a castigar con la misma muerte, pues el significado de la palabra letal significa; mortífero, capaz de ocasionar la muerte, mortal, venenoso, que produce la muerte. A manera de advertencia o una forma de amenaza para los delincuentes en biciclos con motor, el Alcalde demostró con su actitud la irritabilidad, la tensión, el estrés y otras situaciones en que están inmersas las corporaciones de seguridad, locales, estatales y federales, donde además los sucesos son impredecibles y sólo se encuentran las consecuencias, a lo que se debe aumentar la apatía del Poder Legislativo y Judicial, por la falta de legislación y aplicación de nuevas y más estrictas leyes para hacer frente a la delincuencia de una forma más equivalente, o sea que conforme al delito, por muy simple que sea, se tenga un castigo correctivo que desmotive seguir en la actuación delictiva. Pero al escuchar la palabra “letal”, debemos también pensar en la palabra “mortal”, donde el significado se refiere a que debe de morir, que un ser vivo está sujeto a tener muerte. De aquí lo que queremos señalar, es que en caso de que la autoridad actúe de manera letal y la acción llegue a ser mortal, sea de uno u otro bando, (delincuentes o policías), debemos pensar que el problema no acabará con la extinción de los cuerpos, sino que aumentará el fuego al aparecer el deseo de venganza, por lo que ya no será sólo el delinquir, sino también el querer cobrar ojo por ojo y diente por diente a cualquiera de los frentes que atente de manera letal contra sus miembros. De darse la situación que se menciona, entonces debemos preveer que la solución no será la más adecuada, sino que complicará más el choque de las partes y donde la población podrá tener mayores consecuencias. Sería necesario que se diera un hecho de una acción letal, que resulte mortal, para saber si la Lógica sucede como se piensa que así podría suceder. Que se motive el deseo de venganza. Pero también tenemos la palabra “fatal”, que significa que un hecho es absolutamente inevitable, que debe suceder, que causa la muerte,

por lo que vemos que la palabra letal, se conjuga con otras palabras que se enfocan hacia una conclusión inevitable y determinante. Entonces debemos ver que a través del análisis de palabras, tenemos que considerar que los delincuentes casi en su generalidad resultarán ser fatales, tanto para lograr sus objetivos, como debido a su insensibilidad y falta de apreciación de su vida, pero lo peor es que no aprecien la del prójimo y sin ninguna contemplación, solo piensen en su ego y en su afán de lograr sus propósitos mal habidos. Por eso al tratarse de personas fatales, también deben tener presente que se trata de personas que igualmente son mortales y que para llegar a ese estado, se tiene que actuar de manera letal, aunque las consecuencias como ya lo señalé, podrán convertirse en un enfrentamiento y deseo de venganza para demostrar cada parte su poder y que se respeten sus dominios, pero donde los habitantes seguirán siendo víctimas de la fatalidad de los malvados, a quienes no les importa ser mortales ni ser abatidos de manera letal. Las declaraciones ya se han hecho y más que una advertencia ya suena como una sentencia, pero habremos de esperar en un estado de suspenso e inseguridad, para ver si se llegan a aplicar medidas letales, si el resultado es favorable, si hay conjunción de corporaciones y de todos los elementos necesarios para que se pueda actuar contra la delincuencia y de manera particular en contra de los “motorratones”, que son el motivo de que hagamos pública esta redacción para que quede a reflexión de quienes tomen conocimiento de la misma.