Compartir

20 de marzo: Día Mundial de la Salud Bucodental

La caries es una enfermedad de la estructura del diente, condicionada por la presencia de placa dento-bacteriana y ácidos que provocan bacterias. La acumulación de la placa genera  sarro, se debe retirar a través de una profilaxis o limpieza.

“Al no retirarse de manera cotidiana la placa dento-bacteriana  se desarrolla la caries y de inicio muy probablemente no se tenga sintomatología porque el tejido es duro y no tiene terminaciones nerviosas”, comentó la supervisora del Servicio de Estomatología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Guanajuato, doctora María del Carmen Esparza Méndez.

La especialista explicó que a medida que la caries avanza se presenta sensibilidad a los cambios térmicos, ingesta de ácidos o sabor dulce, aunque sea dolor espontáneo.

Si no se trata la caries, continuará avanzando, complicándose hasta penetrar más a fondo provocando inflamación y dolor intenso, ocasionando un absceso, lo cual quiere decir que ya existe presencia de material purulento, por lo que se requiere un tratamiento más complicado, indicó.

Entre las complicaciones están la fractura y pérdida de la pieza dental, complicando la capacidad para masticar los alimentos. Ante ello, recomendó el aseo bucal tres veces al día, después de ingerir alimentos, ya que la prevención es la mejor opción para evitar afecciones bucales, además de acudir a revisión con el personal de estomatología, dos veces por año, para evitar complicaciones mayores.