Compartir

24 de Marzo: Día Mundial de la Tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad transmitida por una mico-bacteria llamada micobacterium tuberculosis, la cual al ingresar al cuerpo se puede alojar en cualquier parte y afecta principalmente a los pulmones.

“Todos en algún momento hemos tenido contacto con esa mico-bacteria, pero cuando se debilitan las defensas, se desarrolla la infección. De hecho podemos tener la bacteria en el cuerpo y no desarrollar la enfermedad”, explicó coordinador auxiliar de Salud Pública de la Delegación Guanajuato del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), doctor Ángel Arnulfo Vargas Morales.

La sintomatología de este padecimiento a nivel pulmonar es la presencia de tos con flema por más de 15 días, por lo tanto, quien así lo padezca debe acudir al médico para establecer un diagnóstico.

Adicionalmente, puede presentarse pérdida de peso sin razón aparente, fiebre con predominio en tarde y noche, cansancio y falta de apetito. No existe vacuna para prevenir la tuberculosis, sin embargo la dosis de BCG, que debe aplicarse al nacimiento, evita complicaciones del padecimiento durante la niñez.

Vargas Morales indicó que las cifras de personas con tuberculosis ha aumentado, debido que existen más pacientes con padecimientos crónico-degenerativos, como diabetes mellitus que debilita el sistema inmune. En caso de no atenderse, resaltó, podría causar la muerte.

Actualmente, existe un tratamiento estandarizado, a nivel mundial, que asegura la curación, siguiéndolo correctamente durante seis meses. Puede desarrollarse en cualquier época del año y en cualquier edad, por lo que recomendó a la población evitar la automedicación, para no afectar más el organismo.