Rescatan grupos tácticos de PGJE y SSPE a hondureños que habían sido privados de su libertad.

Compartir

* Elementos del Grupo Especial de Reacción e Intervención (GERI) de PGJE y del Grupo Táctico Guanajuato de la SSPE identifican y capturan a los secuestradores.

Salamanca, Gto. 18 de abril de 2018.- Grupos tácticos de la Procuraduría General de Justicia del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, desplegaron un operativo de intervención para la liberación de 03 personas de origen hondureño (migrantes) a quienes mantenían privados de su libertad en la ciudad de Salamanca.

El trabajo fue desarrollado por elementos del Grupo Especial de Reacción e Intervención (GERI) de la PGJE y del Grupo Táctico Guanajuato de la SSPE y culminó con la captura de cinco hombres quienes son nativos de Honduras.

Las víctimas, fueron liberadas después de un operativo táctico de Agentes de Investigación Criminal (AIC) de PGJE y elementos de la SSPE que se realizó en la colonia 18 de Marzo, donde los grupos tácticos incursionaron bajo los protocolos de actuación para estas situaciones de riesgo, encontrando a las víctimas en una habitación de la finca ubicada sobre calle Estado de Durango y ahí mismo fueron detenidas las cinco personas que son señaladas de haberlos mantenido secuestrados desde el pasado 5 de abril.

Los inculpados son HÉCTOR SAMUEL de 24 años, JUAN EDGAR de 32 años, YERIS JOVANY de 36 años, FREDY NOEL de 20 años y JAIRO JOSUÉ de 22 años, quienes se encuentran a disposición de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS) de la Subprocuraduría de Investigación Especializada (SIE) y en las próximas horas serán llevados ante el Juez de Control para que enfrenten cargos penales por secuestro agravado y sea resuelta su situación legal.

Cabe señalar, que existe una estrecha coordinación con la embajada de Honduras para repatriar a las víctimas.

De acuerdo a las indagatorias de los agentes especializados del Ministerio Público, los jóvenes llegaron a México a bordo del tren el pasado 05 de abril, a su paso por Celaya se encontraron a unos compatriotas que con engaños les prometieron

trabajo y comida, llevándolos hasta una casa en Salamanca, ya ahí les dijeron que se trataba de un secuestro.

Les pidieron números de teléfono de familiares en el país del sur, con quienes los inculpados comenzaron a entablar conversaciones, exigiéndoles elevadas sumas de dinero en dólares para liberarlos o de lo contrario los matarían; sin que al momento de su liberación se haya hecho algún pago por parte de las familias.

El inmueble ha sido asegurado por esta autoridad; asimismo, a los inculpados se les aseguraron teléfonos celulares que usaban para su cometido