TERMINAR LA EDUCACIÓN BÁSICA MOTIVA A TRABAJADORES A BUSCAR UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA

Compartir

A sus 62 años y empleada de limpieza “de toda la vida”, Imelda Sandoval, se dice orgullosa de haber obtenido su certificado de primaria a través del Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA), ya que reconoce que sin esta enseñanza, las personas se vuelven vulnerables a ilegalidades e injusticias.

“Me salí de una empresa y me dio coraje que me hicieron firmar con engaños a ver cuánto me tocaba y luego me dicen que nada porque estoy renunciando. Mi hijo me dijo, no hubieras firmado.

“No se vale lo que me hicieron, en 7 años no fui al doctor y no pedí ni un permiso, ¿por qué me hicieron firmar? Pensé, todo el tiempo van a abusar de mí, por eso me animé a estudiar”, así lo aseguró Imelda, quien después de este episodio, encontró un nuevo trabajo donde gracias a la vinculación entre INAEBA y la empresa, pudo estudiar y certificar sus conocimientos.

La compañera de Imelda, Amalia Ortiz Picasso de 52 años, también concluyó su primaria y el esfuerzo de ambas fue reconocido por el dueño de la empresa que las contrató, Édgar Alcántar y por Daniel Ávila, gerente Región León de la cooperativa de ahorro y préstamo en donde fueron asignadas para llevar a cabo sus labores de limpieza.

Vecina de la colonia Lomas de las Hilamas en el municipio de León, Amalia explicó que por problemas económicos no pudo concluir su primaria, pero gracias a su experiencia de vida y de trabajo, pudo certificar sus conocimientos a través de un examen único.

“Cuando me avisaron (que recibiría su certificado) me sentí bien contenta. Me da mucha motivación, más que nada. Tengo pensado seguir la secundaria, quiero saber más”, dijo emocionada Amalia.

Atiende INAEBA a casi 8 mil beneficiarios en empresas
Así como Amalia e Imelda fueron atendidas por personal de INAEBA en su trabajo, un total de 7 mil 995 empleados de diversos sectores en todo el estado han sido atendidos por asesores educativos del Instituto entre el 2016 y el 2017.

Los trabajadores corresponden a 254 empresas, siendo la mayoría de León (167), Irapuato (34), Celaya (16) y Dolores Hidalgo (11), mientras que el resto corresponde a otros 17 municipios.

A estos sitios acude personal de INAEBA donde se realizan círculos de estudios, o bien, les aplican exámenes de conocimiento para que puedan certificar su primaria o secundaria en una sola prueba.

Al respecto, Édgar Alcántar Castellanos, propietario de la compañía en la que trabajan Imelda y Amalia, invitó a más dueños de fábricas, talleres y negocios a darle la oportunidad a su personal de concluir la educación básica.

Explicó que en su caso, se dedica a brindar servicios de limpieza industrial y empresarial, y contrata a personas de entre 45 y 58 años quienes por su edad, no resulta tan fácil que se les pueda emplear en otro lugar. Destacó al recibir sus certificados, las personas se motivan a realizar mejor su labor.

“Hay un beneficio muy grande (que los empleados terminen sus estudios). Se ve reflejado en nuestro trabajo como empresa. Si la persona tiene la ambición de crecer e ir superando niveles, se refleja también en su trabajo, lo realizan bien, la comunicación con la gente también está bien y todo el ámbito que envuelve a la persona es más agradable”, aseguró Édgar Alcántar.

Cabe recordar que a partir de este año, el INAEBA otorga certificados digitales a los beneficiarios, los cuales cuentan con validez oficial. Todos los servicios del Instituto son gratuitos.