C U E N T E A N D O (MAYO 1).

Compartir

POR HACERLE AL CUENTO CON LA INSEGURIDAD, AHORA LOS CANDIDATOS SON RECHAZADOS EN CAMPAÑAS. Ya habíamos comentado en una columna anterior, que los candidatos aspirantes a cargos de representación popular, incluso para el puesto de Gobernador, que agarraran como bandera de campaña política el tema de la inseguridad para atacar o defenderse, durante su promoción entre la ciudadanía, sería una táctica que requeriría ser analizada, porque no se trataba de cuentear a la gente y decir que no pasa nada, pero los últimos acontecimientos que se dieron en Irapuato, como la persecución del viernes 4 en la avenida Guerrero en el centro histórico y la del día 7 en el puente de Guadalupe y el paso a desnivel de Obregón que dejó tres muertos y dos detenidos, han sido hechos que han dejado pasmados a los candidatos, no eran cuentos, no eran películas o series de detectives y maleantes, son hechos que les han abierto los ojos para que no esté dando palos de ciego pensando que si le atinan a la piñata, los ha ubicado en la realidad del peligro que vive la población e incluso hasta ahora tendrán que ser más cuidadosos en sus oratorias en materia de seguridad, cuando en campaña se dirijan a los votantes, donde incluso en varios lugares los habitantes no se andan con cuentos y los han rechazado y les han señalado que no quieren palabrería, que son personas no gratas. Por estos últimos acontecimientos lamentables, por otros de tiempo atrás y por la impotencia de luchar de frente contra la delincuencia y bajar el riesgo entre la población. Es por lo que los candidatos de todos los partidos y que buscan todo tipo de cargos, que en su oratoria, en sus discursos, en sus intenciones de atraer la confianza y el voto para su beneficio, tendrán que cuidar lo que ahora digan en materia de seguridad, porque ya deben dejar esa política populista de que son redentores y que cumplirán todo lo que ofrecen, que salvarán a la ciudadanía y ejecutarán todo lo que ofrezcan y no alardear que en seguridad los números van a la baja, que se cuenta con más elementos de más corporaciones, incluso estatales, federales y militares, que existe coordinación y estrategia, y que pronto volverá la tranquilidad y la seguridad a Irapuato, cuando logren su meta del cargo popular. No es por hacerle al cuento pero ojalá que no suceda, que de aquí hasta que lleguen las votaciones, la gente podría encolerarse y sin andarse con cuentos, correr a los postulados, a agredirlos con objetos y demostrarles que no les interesa votar, sino que cuiden su integridad. NO DEBE ANDARSE CON CUENTOS; HAY QUE TERMINAR LO QUE SE COMIENZA EN TODO GOBIERNO. En particular no referiremos al caso de los candidatos al cargo de elección para la Presidencia Municipal de Irapuato. Yulma Rocha Aguilar, Diputada Federal por Guanajuato con licencia del Congreso de la Unión y Ricardo Ortiz Gutiérrez, Presidente Municipal de Irapuato, con licencia del Ayuntamiento para buscar la reelección por tres años más en el cargo público. Pocos días han pasado de los dos meses que durará el tiempo que tienen para acaparar la mayor cantidad de votos, para que pronto se demuestren ante la población en cuanto al tipo de lucha que harán, sea limpia o sucia, argumentos verídicos o falsos, ataques directos o indirectos de manera personal, egoísmo, falta de transparencia, cordura y otros términos que solo envilecen la acción de hacer política y manchan la personalidad de quien al termino del camino se convierte en un hipócrita engañador. Un cuento debe tener un comienzo y un fin, como puede suceder con una campaña que arranca bonito, pero en la trama la pelea es desastrosa y no se sabe de qué lado terminará el final feliz y de que parte quedará el final de la desgracia y la derrota y vamos a ver porqué. ¿Le puede servir a Ricardo Ortiz hablar en sus mensajes de que en Irapuato no pasa nada, (lo cual es una

fantasía), de que ha bajado la delincuencia, que hay más elementos, más preparación, más equipos, mejores sueldos, instalaciones y detenciones que avalan la actuación de las corporaciones de seguridad, cuando hay falsedad e incongruencia con lo que está sucediendo? No puede cuentear a la ciudadanía, porque ahora que está con licencia y en plena campaña, debe sentir su impotencia para poder actuar con “mano firme” contra la maldad; sentir su incapacidad para poder llevar el mando y buscar más formas de atacar esta enfermedad de la inseguridad; sentir la responsabilidad que asumió cuando los irapuatenses le brindaron confianza y ahora está fuera de la jugada por una ambición, disfrazada con la excusa de que quiere dar continuidad a proyectos y modernizar el municipio. Ya no hay que hacerle al cuento. Es recomendable que demuestre con hechos, con proyectos materiales, con números y estadísticas, con oportunidades reales y comprometido de verdad, a que todo lo que dice se logrará si gana una vez más. Pero hablar ahora de más en cuestión de luchar contra la inseguridad, y hasta garantizar que saldrá victorioso ante la delincuencia y el crimen organizado, que por hacerle al cuento recalca que eso de los cárteles es cuestión federal, por lo que entonces le hace al cuento y no tiene nada seguro, por lo que debe pensar dos veces lo que va a decir, analizar el enfoque de sus propósitos, porque hablar de seguridad entre la población, entre los trabajadores, entre los inversionistas y negociadores, deberá ser un discurso verbal que tendrá que estar bien cimentado y ya no hacer cuentos de fantasía. La seguridad no es un cuento, lo vive ahora en las calles , en las colonias y en las comunidades. Ya no valen las justificantes ni las buenas intenciones ni profetizar que es el elegido y que sí luchará de lleno hasta entregar su vida si es necesario. Parecería como un cuento que se tendría que ver para poder calificar su elaboración por medio de una bien y concentrada preparación. Y que tampoco le haga al cuento diciendo que la inseguridad esta en todos los municipios, los estados y el país. La candidata Yulma Rocha Aguilar, Diputada Federal, que en este momento tiene licencia del Congreso de la Unión y hace campaña para alcanzar la Presidencia Municipal de Irapuato, por ser originaria de esta tierra fresera, por su juventud, por sus experiencias políticas, por las vivencias personales que ha tenido de cerca con la gente y por su intención de querer mucha más y mejor vida y estancia para Irapuato a través de llevar el mando del Municipio, pueden ser valores que la fortalezcan para aspirar a un triunfo, pero también ha caído en cuentos de muchos de sus colegas de partido, que le han fallado a los habitantes, que han engañado, defraudado y hasta usar la corrupción para intereses personales, esto entre otras observaciones y que igual, se pudo haber enterado que lo mismo pasa en otros grupos políticos. Llegar a un cargo federal ya implica una mayor exigencia para poder ayudar a quienes la impulsaron con su voto y a todos los demás, a sus coterráneos y alcanzar todo lo posible para que tengamos una mejor calidad en nuestro vivir y habitar. Con los antecedentes de Presidentes de la República en sexenios anteriores, de Diputados, de Senadores y hasta del Poder Judicial, Yulma Rocha debe estar bien enterada de donde nacen las enfermedades, que es lo que las puede agravar hasta volverse endémicas, pero también que es lo que las puede curar y que debe hacerse para recobrar la salud. Ahora en su campaña por alcanzar la Alcaldía, sabe bien que no puede andarse con cuentos, que la gente rápido le puede brindar confianza o en contraparte desaparecerla de su mente. Que con hechos, con pruebas fehacientes, con proyectos comprobados, sin egoísmos, sin engaños y si con mucha franqueza, hablar de cara a su pueblo y no ofrecer lo que aún no sabe si tendrá en las manos, que es por lo que ahora lucha. Debe reconocer que ha quedado a deber, pero también se le podría reconocer que siendo Presidenta de Irapuato respondería a todo lo ofrecido. Tampoco

debiera de usa la bandera de la inseguridad para avanzar sobre sus oponentes. Puede crear un proyecto, aprovechar la estructura con la que se cuenta, tener nuevas ideas o iniciativas para perfeccionar las actuaciones y dar confianza, para que con firmeza muestre que si está dispuesta a luchar con todo contra la inseguridad y los delincuentes. No hay que hacerle al cuento. Hay que hacer una regeneración de valores. Ha que hacer a un lado a los amadores del dinero; a los presumidos, a los altivos, a los farsantes, a los desobedientes, a los desleales y a tantos más que no sienten amor por esta su tierra. Es verdad, no es un cuento. Es colaboración, fraternidad, confianza y unidad, pero sobre todo demostrar nuestro amor por nuestra tierra y por quienes nos seguirán en descendencia. Ya lo dijimos, estamos en la trama del cuento, así que debemos adaptar el mejor final para que los integrantes del elenco, los actores y todos los que colaboran, sientan la satisfacción de quedar en el corazón y en el amor de sus semejantes. Esperaremos unas cuantas semanas más para poder imaginar el final……..