Compartir

·         Intensifica vigilancia epidemiológica de aquellos padecimientos que se desarrollan más ante el calor y acercamiento de las lluvias y huracanes.

·         ISSSTE e IMSS se suman a esta vigilancia epidemiológica en los 46 municipios.

Guanajuato, Gto. 18 de mayo 2018.- La Secretaría de Salud de Guanajuato, (SSG) puso en marcha plan de acción para enfrentar la temporada de calor más intensa acompañado de lluvias y huracanes.

Se cuenta con un programa de prevención y atención a la salud por temporada de huracanes, ante el incremento de la temperatura ambiente desde la década de los 802 y el inminente cambio climático, por eso se implementa desde el año 2000 una campaña de prevención sobre los efectos a la salud por temperaturas extremas.

El Dr. Daniel Díaz Martínez, titular de la SSG estatal al encabezar el Consejo Estatal de Seguridad en Salud (CESSA) informó que en coordinación con otras dependencias se trabaja en el Operativo con el fin de salvaguardar la salud de los guanajuatenses de una manera integral.

A estas acciones se suman el ISSSTE e IMSS se suman a esta vigilancia epidemiológica en los 46 municipios.

Se monitoria la escases de agua en todo el estado lo que puede generar problemas de salud, desplazamiento de población, aumento de cuadros asmáticos e infecciones respiratorias agudas, la tendencia de mortalidad por causas cardiacas y manejo correcto de alimentos.

Díaz Martínez explicó que dentro del Operativo de Temporada de Lluvias y Ciclones 2018, se mantiene también la vigilancia epidemiológica permanente de todos los eventos secundarios a los fenómenos hidrometeorológicos, dónde principalmente se vigila la presencia de brotes o casos aislados, secundarios a daños en las redes de agua de uso y consumo humano.

Así como la contaminación de la misma; además la presencia de cuadros de enfermedades como hepatitis viral tipo “A”, conjuntivitis, dermatitis, entre otras.

A la fecha las ocho Jurisdicciones Sanitarias que cubren los 46 municipios del estado, solo han reportado lluvias fuertes con encharcamientos, sin afectaciones en las construcciones, ni lesionados o necesidad de apertura de los refugios temporales.

Sin embargo es necesario adoptar las siguientes recomendaciones para esta temporada.

Este plan incluye las siguientes medidas:

  • Revisar el estado de la construcción de la casa, las instalaciones y el mobiliario, así como los peligros que puedan presentarse en los alrededores.
  • Diseñar rutas de evacuación y salidas más seguras.
  • Identificar conjuntamente los sitios más seguros de la casa.
  • Mantener en condiciones óptimas el equipo de emergencia (radio, pilas,
  • lámparas, etc.) así como el botiquín de primeros auxilios con los productos
  • indicados.
  • Revisar el almacenamiento de agua y víveres.
  • Durante una inundación es importante estar informado de los avisos que emite protección civil.
  • Se deben desconectar los aparatos y el interruptor de energía eléctrica.
  • En caso de observar un riesgo se deben dirigir al refugio temporal. En dado caso que no sea posible salir de la casa deben permanecer en la parte alta de la misma.
  • Se debe evitar el cruce de cauces de ríos.
  • Durante una inundación pueden ser arrastrados por la corriente o golpeados por los árboles, piedras o animales.

El titular de la SSG recomienda a la población la creación de un Plan Familiar que se refiere a un conjunto de actividades que los miembros de una familia deben realizar antes y después de que se presente una situación de desastre, y en el cual se debe considerar las medidas preventivas y los conocimientos para actuar de manera organizada.

En este plan es importante que los niños participen ampliamente en la elaboración del plan para que sepan qué hacer y puedan colaborar con los adultos mayores.