ENFERMEDAD DE TIROIDES SIN CONTROL, RIESGO DURANTE EL EMBARAZO

Compartir

La tiroides es una glándula que se ubica en la parte anterior del cuello. Su función principal es controlar el metabolismo del organismo, es decir, regula la energía y puede sufrir diferentes enfermedades como hipertiroidismo, cáncer o hipotiroidismo. Sí la tiroides trabaja de más y produce mayor cantidad de hormonas se genera el hipertiroidismo, pero si es en menor proporción a lo normal se presenta el hipotiroidismo.

“Las causas del hipotiroidismo son por problemas autoinmunes, entre los principales es cuando las defensas de nuestro cuerpo, que están para protegernos contra cáncer o infecciones, en un determinado momento se confunden o equivocan y comienzan a atacar a la glándula, pensando que es algo ajeno al cuerpo llevando a su destrucción”, explicó el endocrinólogo adscrito a la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) No. 48 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), doctor Jesús Barrientos Patlán.

Otras causas son  la deficiencia de yodo y la congénita, por lo que existen infantes que nacen literalmente sin tiroides. Otra causa, es la ingesta de yodo que se indica cuando está funcionando de manera incorrecta la glándula o cuando hay una cirugía de cuello, al igual que radiaciones.

El principal síntoma es la fatiga pero en general la sintomatología depende de la edad en que se presente el padecimiento. En recién nacidos existe coloración amarilla en piel, llanto ronco, hernia umbilical, lengua un poco crecida, dificultad para mamar.  En menores de 6 a 12 años de edad se manifiesta con talla baja, mientras que en adultos además de la fatiga existe caída de pelo, resequedad de la piel, sueño, adormecimiento, intolerancia al frío e hinchazón.

El especialista resaltó que es un riesgo muy importante padecer hipotiroidismo durante el embarazo, debido a que puede llevar al aborto, por lo que debe adecuarse el tratamiento que previamente llevaba la mujer antes del embarazo y no abandonarlo. El mayor peligro es durante los tres primeros meses.

Las enfermedades de la tiroides se presentan con mayor prevalencia entre los 20 y 40 años de edad, en el caso de la mujer embarazada puede llegar a sufrir descontrol por cambios mismos de la etapa de la gestación. Al no estar controlado el padecimiento de tiroides, se pone en riesgo la vida del binomio madre-hijo.

Las enfermedades tiroideas son controlables, no curables, quienes las padecen pueden llevar una vida normal bajo control. Comentó que uno de cada 2, 500 recién nacidos en la UMAE No. 48 presenta hipotiroidismo, el cual se detecta mediante tamiz neonatal. El hecho de que la madre haya padecido enfermedad de la tiroides durante el embarazo no condiciona que el bebé la vaya a sufrir, aunque aumenta la probabilidad de que a futuro la desarrolle.

Por último, recordó que el 25 de mayo se conmemora el  Día Mundial de la Tiroides.