ROSA DE LOS VIENTOS. Por Israel López Chiñas.

Compartir

<Lían campañas. Junio: ajustes, legalidad y mapaches>.

A sólo un mes de que cierren las campañas por los cargos de elección popular en todos los frentes, el nerviosismo como la búsqueda de la operación milagro residen con los candidatos. Aunque en lo inmediato subyuga el interés por la evaluación.

En territorio guanajuatense los “apoyos” que pudieran recibir los abanderados de los partidos políticos en el poder, PRI de la República y PAN de la entidad, es un desvelo para la oposición. Los datos que se tienen señalan a operadores aliados al partido blanquiazul.

Una cuestión que circuló en las redes sociales está tomando cuerpo, porque pondría en riesgo al candidato de la Coalición por Guanajuato al Frente, Diego Sinhué Rodríguez V., apuro innecesario para quien se señala como el puntero por la Gubernatura.

En algunos municipios, de acuerdo con las crónicas que están ofreciendo los medios de información, existe la tendencia de los ordenadores de los actos de los candidatos albiazules a los gobiernos estatal y municipal de llenar con “servidores públicos” en horario de trabajo.

El otro rasgo que pudiera afectar la equidad en el proceso es la reelección. Frente a ello, los opositores a los conservadores están tratando de “cazar los posibles mapaches azules”, quienes pudieran estar operando ya. Esa pesquisa será el tema en junio.

Sin soslayar que los albiazules con opositores al Partido Revolucionario Institucional también tienen halcones con sus lupas sobre los Delegados Federales, para que no metan mano para favorecer competidores, porque manejan programas sociales colmados de los recursos públicos.

La meta para la propaganda es el 27 de junio, después vienen de los equipos de los contendientes y partidos las labores de la jornada electoral; la ciudadanía esperará votar y saber de los resultados. Los planes para el final se harán en la semana.

Para acceder a la tercera parte del periodo de propaganda, 30 días de los 90, para la renovación presidencial y el Congreso de la Unión, el objetivo de las partes es que las candidaturas se coordinen a fin de realizar los cierres más espectaculares.

La bola de nieve se ajustaría con los buscadores del poder en las entidades federativas: gubernaturas, las cámaras locales y los ayuntamientos, debido a la complicación del proceso que se espera todavía más espinoso por la competencia existente.

Por lo pronto, la próxima semana llegarán las definiciones de las actividades, no sólo de campo que viene distinguiendo el proceso 2017-2018, sino también la lucha del escritorio que puede acabar con los sueños con la definición de contiendas.

En el estado de Guanajuato donde tiene el poder el PAN, ya existe información respecto de la actuación de los candidatos que ha llegado a las mesas jurídicas para las revisiones, como la presentación de quejas o impugnaciones correspondientes.

Al calce. La oposición con la ayuda de conversos y de almas caritativas detectaron el afamado grupo de “Los Manzanares” que está operando para los candidatos de Acción Nacional; de corte mundial, sí, acarreados por el venezolano Pedro Silva.

No tiene que ver con Nicolás Maduro, que acaba de ganar los comicios en Venezuela. La persona señalada por los opositores que arreglan la denuncia, pues ese tipo trae con qué querer, es un enviado de Markó Antonio Cortés Mendoza, pastor de los diputados federales del PAN, muy amigo de Ricardo Anaya Cortés.

De acuerdo con la información socializada, Pedro Silva “llegó con gastos pagados”, y estaba operando por manzana –de ahí el sobrenombre del operativo-, quien propiamente relevó a Rolando Alcantar, enviado como candidato a una diputación local.

Los blasones, que tiene prendidos el “estratega” de la República Bolivariana de Venezuela, son de corte internacional, porque aprendió esas técnicas – mañas- allende la frontera, que nutrió con su actuación en el estado de Nayarit, y quién sabe Dios en qué lugares más.

El panismo guanajuatense que ya conoce los actos, debido al gran riesgo legal que representa, cree que los candidatos de su partido no tomaron el plan “Manzanares”, sino una manzana envenenada o podrida pues podría afectar harto a Diego Sinhué.

<Silencia la ola de crímenes a las autoridades estatales>.

Ante la ola de violencia levantada en territorio mexicano que está impactando autoritariamente el proceso electoral con 305 agresiones y al menos 9 suspirantes a cargos asesinados, y funcionarios electorales heridos – el último es del equipo de Ricardo Villarreal, afirman en medios-, están poniendo en duda la garantía que debe suministrar el Estado.

Los tres niveles de gobierno, federal, estatal y municipal son los responsables de garantizar Seguridad Nacional y Pública; sin embargo, precisamente durante los días significativos de revocación de los cargos públicos, se incrementan los delitos.

En territorio en donde gobierna el partido conservador PAN -Guanajuato- por más de veinticinco años (25), la violencia se ha desatado a tal grado que el Gobernador 3M se ha quedado “sin palabras”, a fin de explicar la violencia hoy multiplicada.

“La Procuraduría, es la que podría darle los datos de manera más precisa sobre los avances que se tienen. La Procuraduría les dará… podrá dar avances sobre la investigación. Insisto, no puedo adelantar nada hasta que no tengamos nada al (…)”: 3M.

No sólo el vínculo entre los tres órdenes de autoridades está en duda para poder garantizar la seguridad, también se puede cuestionar si están trabajando como mandata la norma. En el caso de Guanajuato cedió la última salida, el mando único.

La actitud del mandatario ante el alto riesgo para la sociedad durante el proceso electoral pareciera la forma de atemperar los efectos de la violencia impensada a fin de no vulnerar los intereses de los candidatos del PAN que están compitiendo.

Mientras, tienen la oportunidad quienes ostentan el poder estatal y municipal de señalar como posible culpable de la criminalidad a la Federación. Un juego perverso donde está participando el gobierno federal, encarnando el papel del gato.

En un solo día de la semana, cinco asesinados en Celaya con otros cinco en Irapuato, no sacaron la explicación de parte de la autoridad estatal que la población “esperaba”. El viernes, once ejecutados en Salamanca tampoco ganaron palabras.

En La Petrolera, quien manda directamente –mando único- es el secretario de Seguridad Pública, Alvar Cabeza de Vaca A., que signó un acuerdo con varios municipios para asumir los mandos policíacos. Pero aún no provee la seguridad pública; ejemplo de que el mando único no funcionó es La Salmantina.

Para cerrar la pinza. No puede ayudar mucho a Diego Sinhué Rodríguez, el alza de la inseguridad y violencia en el estado, donde podría gobernar y requerirá su reconstrucción. Por las dudas del papel de 3M, Diego debe exigirle ya que gobierne.

La razón, el mandatario del estado, Miguel Márquez, parece el más preocupado por el millón cuatrocientos mil votos que busca el PAN estatal para el candidato presidencial, Ricardo Anaya Cortés, que le representaría su futuro. Si el queretano llega a Los Pinos, Márquez, sería parte de su gabinete legal.

Antes que los actos, para la entrega de diplomas y cortes de listón, tienen necesariamente que atender como prioridad lo tocante a la seguridad pública y no debe ser un subordinado quien explique a la sociedad los sucesos en territorio estatal.

La prédica es: “Ningún jefe puede justificarse con los errores de sus subordinados”.

<Resta un mes de campaña y el PRI aún teje su unidad>

Este domingo estaremos a treinta días exactamente de que las campañas por las diferentes posiciones de gobierno en disputa tengan que cerrar, para entrar en el período de reflexión previo al domingo 1 de julio, el día de la elección que decidirá quién gobernará el país, el estado, municipios y las Cámaras: federales y local.

Los treinta días que para el PRI en Guanajuato son como agua que escurre entre manos, porque la división, las fallidas nominaciones de candidatos, los choques internos entre campañas, los acercan a jugar en la “tercera división” (a todos los priistas) y a lograr la menor representación en el Congreso Local en su historia.

La aspiración a plurinominales es limitada. De 14 posiciones, de entrada, deberá restarse la asignación a todos los partidos políticos que tengan 3 por ciento de votos el primero de julio, luego vendrá el reparto de acuerdo con la votación. Es decir, la dispersión y el acceso de más jugadores, dejará menos plurinominales a lograr.

Al seno del CDE la revisión de lo que pasa en los distritos locales, no es nada halagüeño al momento. Por eso el nuevo delegado en funciones de presidente, Andrés Fernández Martínez, está muy preocupado por trabajar con la única “fuerza viva del partido”: su estructura, coordinarla, organizarla y ponerla en su lugar. Rescatar lo que queda.

En Cuévano, hay operación cicatriz en marcha, inacabada, pero donde se reunieron para trabajar por las mismas causas para apoyar a Ángel Zamora, Luis Felipe Luna Obregón y la ex panista Ruth Lugo, que ha pasado todo el mes esperando quien le lance un pial.

En León ya arropó el delegado a los candidatos locales. Antes de su llegada, en el CDE les habían dicho a varios que no les tocaría ni un peso de prerrogativa para las campañas, ahora ese tema cambió: la lana ya está circulando y las prácticas de agandalle se han revocado.

Este fin de semana, se exigía a la estructura su ciento por ciento para enfrentar la elección. Movilizar, llevar al elector de su casa a la casilla; defender en las mesas de cada punto de elección y tener el cuerpo jurídico listo, es la tarea prioritaria. Ya no son las campañas, que como la estatal, que quedó a deber.

La Topografía.

Altimetría.

Vuelven 10 planillas “pejistas”: SRM del TEPJF. Los opositores a los aspirantes de Morena en varios estados del país, y los han cuestionado hasta tratar de descarrilar, se han topado con pared. En el estado de Guanajuato, el IEE y TEE, han sido acusados de servir a ese interés de frenarlos.

Los pejistas que compiten por los ayuntamientos de Atarjea, Coroneo, Huanímaro, Pueblo Nuevo, Purísima del Rincón, San Luis de la Paz, Santiago Maravatío, Valle de Santiago, Victoria y Yuriria, siguen en la batalla… como se inscribieron.

La denuncia contra los candidatos del movimiento de López Obrador, que buscan reelegirse y que no pidieron licencia al cargo, un día antes de iniciar las campañas, fue atendida por la Sala Regional Monterrey, que los “absolvió” de ese deber.

Con una decisión, la Sala del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación consideró desproporcionado ese requisito de la separación del cargo de parte de los diputados locales, en razón de que existen otros medios para evitar la imparcialidad y equidad durante la contienda electoral.

La Coalición Juntos Haremos Historia, además de lograr la atracción de perredistas, priistas, panistas hasta militantes del Movimiento Ciudadano, logra la liberación de varias planillas a los ayuntamientos que se creía muy cerca del precipicio.

El asunto de Los Morenos se vinculó con otras entidades en la Sala Regional por la misma razón. Se concibió que existe un ataque sistematizado, fuera de lo legal, contra la coalición, pues está creciendo, alterando posibles finales esperados.

Los partidos PRD, PAN, MC, coalicionados y que provocaron los conflictos, están perdiendo sus bases o la militancia prefiere trabajar con la gente de Morena. Con esa decisión de la Sala Monterrey, la calma volvió reforzando los proyectos de la Coalición de Morena, PT y PES.

Comentarios a: zetaazul@yahoo.como.mx