BECARIOS DE IMPULSO UNIVERSITARIO DE INAEBA TRANSFORMAN VIDAS EN SUS COMUNIDADES.

Compartir

·  “Ser becario (de Impulso Universitario), implica muchos retos, aprendes y te das cuenta que la educación es capaz de cambiar vidas”: Cristian Cardeña.

Convencido de que la educación puede transformar la vida de las personas, Cristian Cardeña Serna, encontró en el programa “Impulso Universitario”, del Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA), la oportunidad de trabajar por el desarrollo de su comunidad.

Cristian de 25 años y originario de San Felipe, Guanajuato, estudió la licenciatura en Psicología Social en la UCEM en aquel municipio y hace dos años se integró al programa del INAEBA que otorgaba una beca a los estudiantes en gratificación a su esfuerzo de colaborar con el Instituto  en el abatimiento del rezago educativo.

Impulso Universitario, sumó entonces a 100 a estudiantes de 29 instituciones de nivel superior de todo el estado quienes fueron escogidos por sus propios directores por sus aptitudes y liderazgo.

El compromiso de Cristian con el proyecto fue notable. En un inicio, como becario se desempeñó como enlace regional y brindaba asesorías educativas en comunidades alejadas donde acudía tres veces por semana, incorporaba educandos y apoyaba en el llenado de expedientes.

Al concluir su etapa en la universidad, fue invitado a formar parte de las filas de INAEBA, y actualmente se desempeña como apoyo técnico en el Centro Comunitario Digital (CCD) ubicado en el Centro Impulso número 18 de San Felipe, donde coordina los procesos de incorporación, orienta a los usuarios en el uso del equipo de cómputo y apoya en el proceso de aprendizaje de los educandos.

“Esta experiencia que estoy viviendo me ha dejado mucho de manera personal, el hecho de estar en contacto con alumnos porque te permite ser parte de su vida y hacer un cambio tan bonito en su vida.

“Ser becario implica muchos retos, sobre todo porque aprendes y te das cuenta que la educación es capaz de cambiar vidas”, aseguró Cristian, quien como el resto de los  jóvenes que participaron en Impulso Universitario, se convirtió en factor de cambio positivo en su comunidad.