C U E N T E A N D O (MAYO-JUNIO) POR: MASTROIANI

Compartir

CANDIDATOS CUENTEROS. UNOS PARA DAR RISA Y OTROS PARA HACER LLORAR. Debates, pactos, guerra sucia, encuestas, palabras que sólo han quedado en un cuento de fantasía durante estas elecciones; palabras que se las lleva el viento y que de igual manera las manda muy lejos, pues al menos en sus términos impresos y en sus significados emanados del diccionario, para nada han servido como sustento para pensar que se hace una política con sentido, con candidatos serios, responsables, personas de respeto y con calidad humana, de lo cual a la hora de ver y estudiar las campañas de estos políticos, para muchos están que dan risa y para muchos más están para llorar, y por eso la gente llega a señalar que son puro cuento y lo que buscan es el dinero por medio del poder, para que después ya no puedan hacer nada. Pero vamos sobre las palabras del inicio de la columna. DEBATES. En específico nos vamos a referir a como se han dado las situaciones en Irapuato entre los candidatos a cargos de representación popular. Cuando se menciona que habrá debate, pues de inmediato causan risa cuando salen con el cuento de que: “Yo estoy dispuesto”, “Yo no sé si vaya”, “Yo lo voy a pensar”, “A mí no me han avisado”, “No creo que sirva para algo”, así como otras expresiones que de plano nos hace creer que no quieren ser parte de la comedia. Pero después de hacerle al cuento, sucede que si se acepta el encuentro, se presentan los aspirantes a debatir, se les informa de los temas a dilucidar y de que tenga bien definidos sus planes y propuestas de gobierno por si alcanzan el triunfo. Pero llegado el momento, entonces dentro de la actuación de los participantes comienzan a dar ganas de llorar, por lo pobre de sus contenidos, por la falta de definiciones, de propuestas bien cimentadas y de compromisos realistas, de todo lo cual pasa el debate a convertirse en un cuento de ciencia ficción, porque cada uno tiene sus aventuras y sus ideas súper poderosas e indestructibles. Se está viendo en campaña y sólo resaltaremos qué conforma a la definición de la palabra DEBATE: Encontramos que significa confrontar ideas y opiniones diferentes, pero en referencia a un tema determinado, que sea motivo de discusión, no de provocación como se ha expuesto. Luego tenemos los PACTOS de CIVILIDAD. Pues aunque desde la precampaña, luego en la inter campaña y ahora en campaña, los resorterazos de un lado y de otro no paran entre los candidatos, sean del partido que sean, lo cual también ya provoca risa entre los espectadores, ya que se trata de una batalla de todos contra todos, la temperatura y el rencor comienza a subir mucho más, el cuento se pone emocionante pero tenso y es cuando aparecen las descalificaciones de las personas, las agresiones, las provocaciones, los insultos por lo que entonces cuando la sociedad y los coordinadores de las elecciones, se dan cuenta que la olla express puede explotar, es cuando se trata de echar agua fría a los que están calientitos y aparece el maravilloso “Pacto de Civilidad”.. Pero….volvemos a lo mismo. ¿Saben los candidatos ante lo que se van a enfrentar, saben que se trata de formar una tregua y no aumentar los enfrentamientos, se trata de llevarse bien y no querer hacer llorar al de enfrente. Pero esto tampoco se ha entendido, pues mientras unos firman, otros no firman, otros les es inclusive, para otros no tiene sentido, otros lo mandan al cesto de la basura y para no seguir con el cuento ahí le paramos, pero no sin antes exponer lo que debería de ser un pacto de civilidad. Se trata de una acuerdo, de una alianza, de un trato, de un compromiso, de respetarse, de ser congruentes y ser honorables en la contienda, pero sin embargo terminamos viendo un cuento de lágrimas y risas, porque los personajes no son serios, éticos, responsables y sus actos lo demuestran, lo que también debe

significar burlarse de la sociedad y de sus contrincantes. Por lo que llevamos de campaña y porque ya vimos debates y pactos, pues ahora seguiremos con la “GUERRA SUCIA”. Un cuento viejo, con historia, lo mismo que con trascendencia, con continuidad y mucho más aún con un futuro promisorio, es lo que se puede establecer de lo que es la “Guerra Sucia” en las campañas políticas. Que poca vergüenza de los candidatos y que ridiculeces exponen tanto antes, como durante las campañas, al iniciar con sus ataques sucios, con palabras ofensivas, con provocaciones, con ofensas, con humillación de personas, con exhibiciones falsas y exposición de mentiras contra los adversarios con tal de denigrar su imagen y que con una sarta de porquerías, la guerra sucia se convierta en un móvil de todos los personajes propuestos, para que se pueda pelear por un cargo, sin importar cuál sea la forma de conseguirlo. Para muchos la guerra sucia ha dado dividendos y porque funciona como la pólvora de los chinos, porque se sigue utilizando y sigue siendo efectiva. Una vez más nos encontramos con cuentos para reír y para llorar. Primero porque para unos causa alegría, risa, satisfacción, ver cómo queda el de enfrente: sucio, embarrado de mentiras, denigrado, puesto en ridículo y mucho más, todo como consecuencia de esa suciedad que se usa como arma de ataque. Un cuento para llorar porque para unos significa ser exhibidos, levantarles falsos testimonios, denigrar su personalidad y su calidad humana y relación social, pero que también fomenta el gran deseo de venganza y de buscar también armas sucias para el contra ataque y de esa manera, también provocarles lágrimas y que en cambio, vuelva a los primeros la alegría y la gran satisfacción de reír, porque la venganza es dulce, aunque todavía pueda tener consecuencias en el corto tiempo dentro de lo que corresponde a lo político y a lo gubernamental. Como resultado de lo que ya hemos visto, creemos que ahora viene aún otra batalla con armas diferentes, aunque ya son conocidas, pero que ahora tendrán que ser contundentes y nos referimos a las “ENCUESTAS”. Una encuesta puede servir para considerar las posibilidades que se tienen dentro de algunas circunstancias, para poder obtener el éxito, el triunfo, la credibilidad, el apoyo y otros puntos favorables que se pueden conseguir con las encuestas y hasta incluso se pueden volver como cuentos, porque elevan la imaginación, hacen volar la mente y hasta el ego de mucha gente, aunque se trata de un proceso de logística y por lo tanto se maneja con lo que se relaciona con las materias exactas y en este caso corresponde a las matemáticas, a los números, a las posibilidades y a los porcentajes. Unos reales, otros inventados, otros muy falsos y otros hasta manipulados, pero lo que nos hará llorar ahora a los votantes, será el estridente cierre que tendrán las campañas en las últimas semanas. Más publicidad, más números, más spots en radio y televisión, más ruido, más sonsonete de lo mismo, gritos a todo volumen de que las encuestas ya les están dando el triunfo a todos. Los habitantes estaremos en el centro de una feria, de una kermess, de un concierto de rock, donde nos reventarán los tímpanos y harán que llegue la desesperación a nuestro interior y logren que mejor se mande a los candidatos a volar. Que se vayan con sus cuentos a otras partes, que ya no se vote por los que antes eran favoritos o porque definitivamente en verdad enfadaron y hasta hacen llorar por la impotencia de no poder contenerlos y de que al final de cuentas y aunque sean pocos, tendremos que seguir aguantándolos cuando sean votados por las mayorías. Este es un cuento de lágrimas y risas, pero no de amor, porque como ya lo señalamos, los hacedores de campañas políticas no se tientan el corazón y por lo tanto no hay amor. ¿Qué Dios nos agarre confesados en lo que aún falta!