Compartir

* 30 de Mayo: Día mundial de la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por generar eventos de inflamación en el sistema nervioso; en cerebro y médula espinal, es un padecimiento más frecuente en adultos, pero uno de cada 20 casos se presenta en pacientes pediátricos más pegado a la adolescencia, ya que es raro atender casos en personas menores de 10 años.

“No se sabe por qué se presenta más en adultos que en menores, pero al hablar de esclerosis múltiple se deben tomar en cuenta diversos factores que pueden ser genéticos, quienes la presentan tienen predisposición además de combinarse con factores ambientales”, dijo el neurólogo pediatra adscrito a la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) No. 48 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) doctor Roberto Eloir Martínez Herrera.

Una de las causas de la esclerosis múltiple en pacientes pediátricos son las infecciones de aspecto viral, aunque el menor haya nacido y crecido sano, previamente tenía predisposición genética, lo que generó que la enfermedad tuviera que aparecer en alguna etapa de su vida, ya sea al ser menor de edad, o bien, como adulto.

Las defensas que toda persona forma normalmente y que nos protege de procesos ajenos a nuestro cuerpo, se descontrolan, funcionan mal y comienzan a lesionar nuestro propio cuerpo, en el caso de la esclerosis se afecta el cerebro y la médula espinal.

Se manifiesta generalmente con la imposibilidad del paciente para mover un brazo, la mitad del cuerpo, caminar y hablar con coordinación, pérdida de la visión, entre otros, sin embrago se deben descartar lesiones como alguna tumoración, absceso o infarto.

Para hablar de esclerosis deben registrar dos procesos de inflamación en diferentes tiempos, es una enfermedad controlable, existen diferentes estrategias de tratamiento, depende de la agresividad del padecimiento se ofrecen diferentes líneas de manejo, que son para la toda la vida.

La evolución más frecuente de la enfermedad se llama intermitente-recurrente, en la que el menor no puede mover alguna extremidad, se brinda tratamiento y vuelve a presentar la misma condición y aunque menos frecuente también existe la evolución progresiva cuando no hay mejora o reacción positiva al tratamiento.

Si el padre o madre tuvieron la enfermedad, los hijos tienen un 3% de riesgo de presentarla, mientras que en padres sanos el riesgo de que un hijo padezca la enfermedad es del 0.1%.

La esclerosis múltiple afecta la calidad de vida por las dificultades motoras que genera, esta condición de manera secundaria a la falta de movimiento del cuerpo, lo que deteriora las funciones de algunos órganos. Concluyó diciendo que la UMAE No. 48 atiende a 6 pacientes pediátricos con tal enfermedad, actualmente.