Sinfonía del Fauno/Etapa II/62/Miércoles 06/ Junio de 2018.

Compartir

¡ALTO A LA CONDENA! EL FÚTBOL, ESPECTÁCULO, DEPORTE Y ENTRETENIMIENTO NACIONAL, EN LA MIRA POR UNA FIESTA DE OCHO SELECCIONADOS.

En la cultura de pobreza. La acepción más sobresaliente del momento, y que concuerda muy bien para el próximo cotejo mundial, es que los mexicanos corremos el riesgo de ser más papistas que el Papa. Una fiesta de despedida de ocho de los seleccionados nacionales, con acompañantes, antes de zarpar hacia Europa a fin de competir por la Copa Mundial 2018 en Rusia, no sirve a los especialistas para inferir, el papel que va a desempeñar el equipo de fútbol que pretende competir por el premio ni para concretar el comportamiento de los jóvenes. Parte del “grupo fiestero” ganó la medalla de Oro Olímpica del 2012, que ni entonces la poderosa Brasil, se había colgado. La condena y el fatalismo, se usan para cosificar a la escuadra para asegurar que todo acabó para México antes de arrancar.

La jurisdicción de educación. Seguramente no faltan quienes construyan sobre una narración, sus estrellas de papel a fin de

rubricar que los miembros del “tri nacional” deberán de ser la “extensión” de la Secretaría de Educación Pública, y debido a ese papel “portarse de una u otra manera”. Pero la SEP, no los tiene en la nómina ni han pasado los exámenes de oposición para ser “mentores”, en un país en donde la ingesta de alcohol- toxicomanía de masas- es parte de su cultura; quizá lo mejor sería sugerir a los seleccionados ser más discretos y olviden el falso vínculo entre espectáculo y la farándula, porque el fútbol requiere de gran esfuerzo, para que un joven sea profesional.

Marca de nuestros jóvenes. Cuando el Tri Sub 21, competía por llegar a la final del torneo Esperanzas de Toulon- Francia, en México la nota que se vendía cual preocupación nacional de parte de los pregoneros del mundo de la “farándula”, era la despedida de los ocho seleccionados que sirvió de volada a las buenas conciencias para condenar a la juventud. Se espera que el boleto de México a la final del torneo de Toulon puesto que venció a Turquía, Tres goles a Uno, sea una buena razón para mostrar que el deporte -espectáculo dista de ser la farándula y la frivolidad. Es posible que la mayoría de los mexicanos

que le gusta el futbol, deporte o espectáculo, no les satisfaga el técnico Juan Carlos Osorio; pero ganaron el boleto y en este momento necesitan apoyos y por el festejo deben sublimarse.

SESIÓN PARA CATATÓNICOS. Más allá del “gerundio”. ¿Los seleccionados que realizan sus escándalos acompañados, dañan más a la población que la clase política nacional que es símbolo de la impunidad y la corrupción? Al parecer, quienes están en la lógica de enseñar a nuestros jóvenes la manera de caminar, olvidan que los seleccionados arribaron al territorio, algunos años después. En torno a nuestra juventud como dicen los escritores juiciosos, se habla harto y por esa presencia, se considera que los atienden. Los héroes de antes, ahora sirven de pasto para realizar “una pira” en donde quieren quemar al seleccionado nacional que enfrenta el 17- Día del Padre – a su similar de Alemania; los santiguados podrían estar haciéndole el favor a los teutones. Eduardo Aguirre, de la Sub 21 para la grande, le anotó los tres goles a Turquía, en el triunfo de hoy