ROSA DE LOS VIENTOS.Por Israel López Chiñas

Compartir

México nuevamente ante la historia.

Vencer a los teutones será

el mejor regalo para los padres en su día,

pero también para un pueblo decepcionado

de su clase política de cara a las elecciones.

<El PRIMor en Guanajuato, no es una mala sugerencia>

El chispazo emergió en las redes sociales. A la conjetura de Morena de que el gobierno del estado de Chihuahua tenía un preso político del PRI, el ejecutivo estatal, Javier Corral declaró que había un PRIMor, pacto entre el PRI y Morena.

La réplica a la crítica sirvió para el perdón de los pecados entre el panismo desgarrado, coserle una bandera a Ricardo Anaya y mostrar la “estrategia” del PRI-Gobierno y Morena, que golpea para eliminar al panista que pretende encarcelar a los corruptos, empezando desde arriba como dice en su spot.

El candidato del PAN al Gobierno del Estado, Diego Sinhué Rodríguez, descubrió en el juego de las siglas la oportunidad para devolver los porrazos recibidos de sus opositores. El delfín, aseguró que el PRIMor ya es un hecho en la entidad.

Sin dimensionar y tratando de empatizar con Anaya Cortés, por su desgracia personal y como abanderado presidencial, Diego Sinhué, aseguró que los ataques en su contra durante el último debate son referentes de la presencia del PRIMor.

Seguramente, sugerido por sus dos directores de campaña, el abanderado de la coalición Por Guanajuato al Frente, compró un pleito que difiera harto de su condición de delfín de 3M. Incluso, dándole ideas a la oposición para unirse en su contra.

Esto es: la elección para renovar los poderes de la República, a pesar de su estatus, dista de las renovaciones en la entidad. En lo nacional quien ostenta el poder es el PRI; acá y acullá, estado y municipio, quien reparte el erario-pastel es el PAN.

Los partidos políticos y quienes buscan los poderes, quieren alcanzarlos con una misma lógica o estrategia en lo general, particular y singular. Buscan el triunfo, usando cantatas hasta poses presidenciales, sin faltar las excepciones, pero relegan la construcción de los proyectos de entidad y de municipios.

Si los dirigentes de institutos políticos en oposición al PAN cayeran en la cuenta sobre la importancia de una alianza por el poder, tendrían más capacidades para las competencias. La reproducción táctica de modelos limita la pericia en la lucha.

En esa tesitura a los candidatos de oposición al partido en el poder del estado de Guanajuato, Ricardo Sheffield y Gerardo Sánchez, todavía tienen el tiempo para hacer un pacto tácito a fin de enfrentar la “elección de Estado” que han señalado.

Si las nomenclaturas partidarias no alcanzan a concientizar que la disputa diferenciada es la estrategia más importante- es un hecho que la votación vendrá así-, están muy lejos de entender la característica federal de la República Mexicana.

Las sospechas del uso de los recursos públicos de parte del Gobierno del Estado para favorecer al candidato del conservador PAN, resultan suficientes para que Sheffield y Sánchez, con la ayuda de Felipe Camarena, eviten una jornada electoral inequitativa.

Una alianza de esa clase supera las condiciones ideológicas, hechas trizas por los militantes de los nueve partidos políticos con registro nacional, sino: la legítima defensa de la sociedad, una obligación ineludible que superan los clichés electoreros.

Si Ricardo Sheffield, Ricardo Sánchez y Felipe Camarena, no se sacuden los ismos que los tienen sumisos a pudores insanos, están muy lejos de encarar con éxito al partido en poder del estado, PAN, al cual, los tres, vienen denunciado que no están cumpliéndole a los guanajuatenses como protestaron sus gobernantes ante la Ley.

Los cocos del queretano Anaya Cortés a fin de calar el agua. El abanderado de la Coalición Por México al Frente, anunció como una “maldición nacional” el pacto de PRIMor, aunque meses antes hizo la coalición derecha-izquierda del PAN con el PRD y MC. Algo tienen esos vínculos que ahora les teme.

Involucró el dirigente panista y candidato presidencial a los abanderados de su partido, y su coalición. al plan desesperado. Incluso al candidato que surgió del Gobierno del Estado como Diego Sinhué, que no puede acercarse al fuego, lo tienen en la construcción de sus pinitos por órdenes de Paseo de la Presa.

Los últimos dos promocionales grabados por Ricardo Anaya Cortés para el cierre de la campaña fueron diseñados para el enfrentamiento final con el PRI-Gobierno. Pero olvida que su problema es con sus partidarios; uno lo denunció penalmente. Se abrió más la brecha entre panistas, pendientes de resolver.

La gran autopista de la información y los medios informativos se comisionaron en nacionalizar una especie de acuerdo maligno entre Andrés López Obrador y Enrique Peña Nieto. Con ello tejió Ricardo Anaya su coraza para la lucha sin cuartel que termina con el mes de San Juan, que entró en su segunda quincena.

<Aviso: no habrá millón 400 mil votos para un candidato>.

A cien días de que finalice el sexenio 2012-2018 del panista Miguel Márquez la preocupación de los diversos candidatos a los cargos de elección para innovar los poderes, federal, estatal y municipal, es el total de votos que ganarán durante los comicios.

A golpe de calcetín los Jefes Políticos y sus abanderados en el territorio guanajuatense andan las colonias para solicitar el voto, están aprendiendo que no habrá cascada que determine las elecciones, sino que dominará una votación diferenciada.

Amén de los triunfos de cada abanderado, las nomenclaturas de los nueve partidos políticos están exigiendo -a los equipos en campaña que tienen- metas por cubrir de los sufragios que se necesitan, sin olvidar la ayuda a los compañeros de marca.

Sobre esa base y las inferencias de los “vendedores de piña”- al menos en dos de los institutos políticos en la entidad, el PAN en el poder y primera minoría PRI, hicieron público sus fines como otra promesa de campaña sin hacer los cálculos debidos.

Los panistas consideraron que meterían a las urnas durante la jornada electoral, un millón 400 mil votos; mientras los priistas, cantaron que tendrían un millón 200 mil. A pesar de la falta de datos básicos de votantes, siguieron la ruta de la presunción.

En la semana, el Instituto Nacional Electoral (INE) informó que el total de ciudadanos (as) que podrán votar en el estado, es de 4 millones 359 mil; una realidad imposible de superar de parte de quienes abarataron la idea que habría mucho más

De pasó nadie contó con la astucia de muchos personajes que buscaron candidaturas en los partidos dejando el suyo, que se movieron hasta provocar los cambios del escenario electoral en el estado de Guanajuato. Apoyó para la cuestión: Morena.

Los conflictos en los partidos políticos por las posiciones le imprimieron carácter al proceso que inició en septiembre del año pasado, que dentro de catorce días concluye para ofrecer el final. En nueve meses hartas movidas le dieron los nuevos rasgos al proceso que tienen en jaque los totales de los votos.

Un ejercicio aritmético simple podría ayudar a los candidatos y las nomenclaturas partidarias para que se alivianen y dejen de pecar falseando. Si el 50 por ciento de la lista de electores sufraga, llegarán a las urnas sólo dos millones 100 mil votos.

En esa ruta sencilla de revisión, a la trompa talega entonces, se puede inferir que un candidato presidencial o al Gobierno del Estado, si logrará el 50 por ciento de votación, solamente tendría un millón de votos. El 40 por ciento, serían 900 mil.

Si le ponemos un ingrediente a los sueños del PAN, PRI y de los otros, la coincidencia en el proceso electoral del 2018, la votación será diferenciada; el número que obtengan todos los candidatos será el producto de una distribución significativa.

Los Morenos de la Coalición Juntos Haremos Historia, es un factor no se percibió llanamente en el arranque del proceso el 8 de septiembre de 2017. Los analistas partidarios ni olieron las rupturas en el PAN, PRI y PRD, etc., ni que el candidato de Morena a la Gubernatura sería Ricardo Sheffield Padilla.

Los pregoneros del total de votos que tendrían sus marcas ya tienen referentes para “cambiar” sus inferencias, sus sueños y para no pecar con sus ilusionados candidatos a las elecciones con sus cifras de “ensueño”. Y si no hay el millón 400 mil, quién caerá; si no obtienen millón 200 mil, cuál la secuela. 

<Meade regresa a Guanajuato, con priistas y con verdes>

La incapacidad, inquina o llanamente las “condiciones locales” dieron al traste la posibilidad de unificar campañas para la coalición Todos por México (PRI; Verde y Nueva Alianza) en el estado de Guanajuato. Así, José Antonio Meade “levanta” la mano de tres candidatos a la Gubernatura indistintamente.

En cada aparición que ha hecho en la entidad, el candidato del partido gobernante en la República ha tenido que arengar a los tricolores a ganar a Guanajuato y ser acompañado de Gerardo Sánchez. En Irapuato, comentó que la panalista Bertha Solórzano sería una gran gobernadora y ahora este lunes en León, hará lo propio con Felipe Arturo Camarena García, rodeado de todos los candidatos verdes.

De manera especial, los dirigentes del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), en el territorio guanajuatense, han insistido en hacer la sana distancia de cualquier otro; quieren los verdes “verse libres” de toda contaminación ideológica. La lógica, estamos luchando solos aseguran.

Las dirigencias de los tres partidos jamás pudieron establecer la mínima comunicación para hacer un bloque y un acto unificado de apoyo a su candidato presidencial. La presencia de Meade en Guanajuato los exhibió, dándoles a cada uno lo que querían escuchar, pero sin articular un esfuerzo unificado para movilizar a sus electores y mucho menos defender sus votos.

Así, este lunes, los priistas harán el cierre estatal para Meade en la Alhóndiga de Granaditas, a la una de la tarde, mostrando músculo en el mismo escenario donde hace dos semanas López Obrador apenas juntó un medio millar de sus seguidores. Ahí estarán todos sus candidatos priistas federales y locales en un último intento, también, por enlazar la campaña presidencial y la de Gerardo Sánchez.

Más tarde, en León, el único reducto donde los verdes están dando más pelea de la mano de Sergio Contreras, estarán con su candidato presidencial a las 5 de la tarde en el Polifórum. No se sabe si estarán los verdes de Irapuato, que han torcido, como en las últimas elecciones, hacia los blanquiazules. 

La Topografía.

Agrimensura. Guanajuato Capital necesita infraestructura estratégica

Las lluvias de esta semana, enmarcadas en la lógica de los efectos del cambio climático, han puesto en evidencia que la capital del estado no puede seguir siendo aislada por miopes decisiones políticas, provenientes de un partidismo subdesarrollado.

La tendencia en dos décadas ha sido dejar a la capital entre las últimas prioridades del gobierno estatal en cuanto a infraestructura para su desarrollo, por ser el PAN gobernante en el estado y generalmente el PRI en Cuévano. A lo sumo la inversión en obra pública estatal es para satisfacer las necesidades de la burocracia estatal.

El acceso Diego Rivera y las obras en Cervera han servido para paliar los males de tanto oficinista no capitalino que trabaja en Gobierno del Estado. A la capital se le niegan recursos para soportar los excedentes de su carga en servicios públicos y se le ningunean sus proyectos, como la Presa de la Esperanza, entre otros.

La Presa de la Olla no pudo soportar los excedentes de agua y su desfogue, en una ciudad en una cañada, corrió por las calles del centro y la Subterránea, afortunadamente con un saldo blanco. Es hora de que verdaderos especialistas analicen, frente al futuro climático, la pertinencia de mantener una presa en plena zona histórica de la capital.

Es la vida de miles de personas y la seguridad sobre sus bienes, por encima de las tradiciones y costumbres del siglo pasado, que tanto gustan, a quienes, en lugar de pensar en el futuro, buscan armar camorra donde no la hay.

Comentarios azetaazul@yahoo.como.mx