La Diputada Rosa Irene López López hizo uso de la Tribuna del Congreso del Estado para proponer un exhorto para que diversas instituciones gubernamentales

Compartir

Guanajuato Gto., 21 de junio de 2018.- La Diputada Rosa Irene López López hizo uso de la Tribuna del Congreso del Estado para proponer un exhorto para que diversas instituciones gubernamentales y educativas consideren la habilitación de baños públicos mixtos, intersex o neutros en sus instalaciones, esto en favor de la inclusión y en contra de la discriminación generadora de violencia en la vida de las personas.

Explicó que la discriminación es una práctica cotidiana que consiste en dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, CONAPRED); es por ello que las personas no heterosexuales o con identidad de género distinta a su sexo de nacimiento, son más propensas a vivir algún acto de discriminación, ya que existen creencias falsas en relación a temerle o rechazar las diferencias.

“La Ley para Prevenir, Atender y Erradicar la Discriminación en el Estado de Guanajuato señala que corresponde a los poderes públicos del Estado, a los ayuntamientos, dependencias y entidades estatales y municipales y a los organismos autónomos, impulsar y fortalecer las acciones para promover una cultura de sensibilización, de respeto y de no violencia en contra de las personas en situación de discriminación”, puntualizó.

López López argumentó que un baño unisex (también conocido como baño de género neutro, o baño mixto) es un baño público que está disponible para el uso de todas las personas, independientemente de su sexo biológico e identidad de género y por ello, un baño de este tipo representa una acción afirmativa que apoya la eliminación de este problema para muchas personas.

Puntualizó que en México, la UNAM implementó en la Facultad de Estudios Superiores Iztacala un módulo de baños mixtos dentro de las instalaciones universitarias, lo que evitará la discriminación al desaparecer las barreras de identidad de género en los sanitarios, lo cual es un primer paso para la inclusión.