Sinfonía del Fauno/ Etapa II/ 76/ Viernes 29/ Junio de 2018.

Compartir

ANAYA CORTÉS, CONTROL DEL PAN; LAS AGUAS, EHIBIERON SU RUTA NATURAL Y ANOMALÍAS DEL GOBIERNO OLIVISTA. RATERÍAS RARAS EN EL PRI.

La última y nos vamos. Frente a las condiciones tan adversas que se les han presentado al abanderado presidencial, Ricardo Anaya Cortés, la lucha por su futuro político está cambiando de rumbo; en lugar de la Silla del Águila el queretano, quiere seguir controlando la nomenclatura del partido conservador PAN. En el Estado de Guanajuato, debido a fallas cometidas por los operadores electorales del grupos de los manzanares, aunado a los errores en otros estados del país, el contestatario Anaya Cortés, cayó en la cuenta respecto de su nuevo objetivo que socializó al panismo ganador que tiene ostenta el poder estatal hace más del Cuarto de Siglo. Y ¿Por qué tanta prisa? seguramente para tener dónde anclar porque se viene la noche.

Ganaron las aguas a lo electoral. Mientras el presidencial de la Coalición Por México al Frente, Anaya Cortés, marcaba sus límites como la inercia en lo electoral para invitar al panismo guanajuatense a su nueva cruzada, las lluvias incrementaban,

hasta mostrar anoche sus efectos casuales sacando la parte de la historia negra del estado de Guanajuato, el resultado de una mala administración pública que encabezó Juan Manuel Oliva Ramírez. La noche de ayer 28 de junio, las aguas que cayeron provocaron el desfogue de los embalses incluso presa a fin de tomar su cauce hasta lograr los campos de Celaya, curioso en donde Oliva, compró para asentar la empresa nipona Honda.

La fotografía de las redes. Una imagen de los terrenos que se obtuvo de la zona de las 566 hectáreas que el gobierno panista a nombre de los pobladores del estado, obsequió a la empresa internacional dedicada a la producción automotriz, mostraba como las aguas que bendijeron los campos a su vez anegaron la zona construida que la administración “olivista”, determinó que debieran ocupar. Los terrenos que desvelaron el juego de intereses o negocios llevados a cabo por el mandatario estatal, comprados de “manera irregular”, nuevamente salieron a flote para “exhibir” que en el sexenio de Márquez, alguien falló ya que no ha habido justicia y la corrupción pareciera que venció.

Un clavo saca otro: ¿Toyota? Indistinto de los resultados de los procesos electorales, el ganador de la elección presidencial y el triunfador de la estatal para la gubernatura, deben unir sus poderes al de los congresos, federal y local, para que fiscalicen e investiguen las compra de terrenos donde quedó “atascada” la Honda, amén del lugar que va ocupando a cuentas gotas la Toyota para su ciudad y los adquiridos por el gobierno de 3M para construir el nuevo estadio de Futbol en León. Dadas las consecuencias, también, se investigue la responsabilidad en el caso Celaya, al ex secretario de Desarrollo Económico, Héctor López Santillana, alcalde de la zapatera que busca reelegirse, quien encubrió Juan Manuel al escapar del gobierno estatal, siento el interino, después 3M lo premió con una candidatura.

SESIÓN PARA CATATÓNICOS. Extraños robos en el PRI. Más allá de Ripley o sea más acá de la simulación electoral en tiempos de las redes sociales, va la última embajada antes de la jornada del próximo primero de julio. Durante las horas de “velar armas”, amigos de lo ajeno, se llevaron de la bolsa de recursos negros para las operaciones de la estructura electoral

del PRI estatal en la etapa final, unos 25 millones de pesos; lo insólito de los supuestos asaltos fue que tomaron el dinero en tres oficinas de municipios diferentes. Los ladrones al parecer disfrazados como mapaches, robaron en León 15 millones; de Celaya 8, remataron en San Miguel de Allende con una bicoca de 2 millones de pesos. Los damnificados de esta temporada, podrían ser desde los abanderados hasta los operadores, si no reintegran o consiguen los 25 locos que le urgen al PRI estatal.