Compartir
  • SSG brindó atención en refugios temporales otorgando 79 consultas médicas a población albergada, cinco atenciones psicológicas y la revisión de pozos de agua para abastecer los albergues.

Celaya, Guanajuato a 3 de julio del 2018.- La Secretaría de Salud de Guanajuato (SSG) a través de la Jurisdicción Sanitaria III, implementa de manera oportuna acciones con la finalidad de prevenir enfermedades derivadas de la contingencia por lluvia en distintos municipios.

Los municipios de Apaseo el Grande, Celaya, Comonfort y Villagrán resultaron mayormente afectados por los días de intensa lluvia y el desbordamiento del Río Laja, por lo que se implementaron acciones para salvaguardar la salud de los pobladores de las zonas inundadas. 

Personal de la SSG brindó atención en refugios temporales otorgando 79 consultas médicas a población albergada, cinco atenciones psicológicas y la revisión de pozos de agua para abastecer los albergues, de igual manera se cloraron depósitos de agua y se distribuyó plata coloidal para la desinfección de frutas y verduras y para agua potable. 

Para el seguimiento de contingencia se programan actividades de saneamiento básico y vigilancia epidemiológica en el municipio de Celaya para las localidades: El Cuije, La Trinidad, Col. Luis Donaldo Colosio, Los Moralitos, Comunidad Santa Rita y la Luz donde participarán 39 brigadas conformadas por personal de enfermería, técnicos polivalentes del programa de vectores y personal de promoción de la salud. 

Dichas acciones son con la finalidad de desarrollar cercos sanitarios que permitan identificar pacientes con los siguientes síntomas: fiebre, diarrea, dermatitis, conjuntivitis o alguna otra afección que comprometa su salud y apoyar a la población mediante orientación para implementar acciones de promoción de la salud y saneamiento básico para evitar enfermedades. 

La SSG invita a la población a ubicar a las brigadas que estarán trabajando en las zonas afectadas a fin de recibir atención en caso de así requerirla y exhorta a seguir las recomendaciones: 

Lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar alimentos, comer, ir al baño o cambiar pañales, o bien, realizar actividades de limpieza. 

Usar agua embotellada, hervida o que haya sido tratada para beber, alimentos, lavar trastes, cepillarse los dientes y lavarse las manos.

 Revisar todos los alimentos, destruir y desechar lo que estuvo en contacto con el agua de la inundación, incluyendo alimentos en cajas, recipientes de vidrio o cartón, bolsas, latas abolladas o infladas. Así como todos los productos que estuvieron en refrigeradores y congeladores. 

Los alimentos pueden contaminarse por el agua sucia de las inundaciones, por lo que deben mantenerse en lugares secos, lejos de las paredes y el piso, para evitar que se contaminen.

Colocar en la basura las latas y frascos de alimentos que estén golpeados o rotos. Revisar que no tengan hongos las verduras, frutas y cereales almacenados. 

Al regresar a casa existen riesgos que representan una amenaza de salud por lo que se recomienda mantener a los niños y mascotas fuera de casa hasta que se haya realizado una limpieza completa.No permitir que los niños jueguen en lugares donde haya agua de la inundación. 

La exposición al moho puede provocar enfermedades, por lo que es importante reconocer los síntomas que requieren atención médica, como lo son: irritación de ojos y piel, dificultad para respirar.

Lavar con agua caliente y detergente la ropa contaminada con agua de la inundación.

En caso de que el agua embotellada no cuente con sello, se debe hervir durante cinco minutos a partir del primer hervor. O bien, agregar dos gotas de plata coloidal o cloro por cada litro de agua y dejar reposar por 30 minutos antes de usar.

No se deben usar recipientes metálicos ya que inactiva el efecto del desinfectante.

Los envases de agua deben ser lavados cuidadosamente y luego enjuagados con una solución a base de cloro doméstico antes de ser utilizados.

En caso de almacenar agua, es importante tapar los recipientes destinados a ello.

Si existen animales muertos o comida en mal estado, ayuda a enterrarlos cubriéndolos con cal, a más de 500 metros de distancia de la comunidad y a una profundidad de tres metros.

En caso de no ubicar a las brigadas en su zona, la SSG invita a la población a acudir a la unidad de salud más cercana para recibir atención.