Compartir

·         El convenio podría beneficiar hasta a 500 trabajadores de Dolores Hidalgo y San Diego de la Unión, principalmente.

La directora del Instituto de Alfabetización y Educación para Adultos (INAEBA), Esther Angélica Medina Rivero, firmó un convenio de colaboración con los dueños de la empresa agroindustrial La Esperanza de Miranda, ubicada en Dolores Hidalgo, Guanajuato, para brindar atención educativa a sus trabajadores en rezago educativo.

La empresa está dedicada a la venta, comercialización y exportación de vegetales congelados. De acuerdo a su gerente de planta, Daniel Miranda Argüello, aunque el número de trabajadores depende de la temporada agrícola, pueden llegar a tener de 200 a 500, de los cuales, un 90 por ciento se encuentran en rezago educativo, estimó.

Con este acuerdo, el INAEBA alfabetizará a empleados provenientes de Dolores Hidalgo, San Diego de la Unión y otras comunidades rurales de la región, quienes no sepan leer ni escribir y brindará orientación académica a aquellos que no han terminado su primaria o secundaria, para que concluyan la educación básica y obtengan su certificado digital con validez oficial.

Durante la formalización del convenio, los propietarios de la empresa junto con la funcionaria estatal, entregaron los primeros certificados de primaria y secundaria a un grupo de trabajadores que acreditaron con una sola prueba,  su primaria y secundaria.

En su mensaje, Esther Medina agradeció las facilidades que se brindó a personal de INAEBA para atender a los trabajadores.

Y dirigiéndose a los empleados, les aseguró: “A la empresa no solamente le importa que esté bien el producto que seguramente exportará, y que lo hacen ustedes y es tan importante que llega a la mesa de otro país; lo más importante es que (la empresa) también está haciendo algo por ustedes, ¿cómo? Haciéndolos mejores personas con un mayor nivel educativo”.

En su intervención, Daniel Miranda, confió que el convenio sea el primer paso de una importante labor social que les permita a sus trabajadores crecer en el ámbito personal.

Por su parte, Miguel Miranda Argüello, gerente de campo de la planta, destacó la importancia de que los empleados concluyan con su educación básica, lo cual incidirá en buenas prácticas en el trabajo y una mejora de sus hábitos personales.

“(Hay mucha rotación en el sector), se van pero regresan porque ya nos conocemos y hay gente que ha estado yendo y viniendo, se van a  Estados Unidos y regresan, como nos conocen nos dan la confianza que tenemos aquí su lugar de trabajo”, destacó Miguel Miranda.

La empresa La Esperanza de Miranda, fue fundada en 1965, por el ingeniero Miguel Mirada Elizarraraz, pionero en el desarrollo industrial del campo guanajuatense. Actualmente, la empresa produce y vende duraznos, brócoli, espinacas y calabazas de exportación.