Sinfonía del Fauno/Etapa II/99/Jueves 02, de Agosto/2018.

Compartir

A LA TÁCTICA DEL PRÓXIMO GOBIERNO FEDERAL, PODRÍA FALTARLE ESTUDIOS PARA REFORZARSE. LA SEGURIDAD PÚBLICA REQUIERE DE VINCULOS.

La carencia de garantía. Quizá lo esencialmente estratégico en cualquier “Teatro de Operaciones”, sea aprovechar lo que se tiene potenciando sus capacidades para lograr los objetivos trazados o como se bosqueja en la probabilística lo Esperado. El cambio radical de la Estrategia para conquistar y consolidar el terreno, no necesariamente conlleva al éxito pues depende del Plan, y necesariamente de los altos mandos y personal que lo cumplimentará. El hecho de que la seguridad pública en el país se coordina de la Secretaría de Gobernación no implica por esa razón el “fracaso” frente a la criminalidad ni el posible “triunfo” si las órdenes se imponen desde la nueva Secretaría de Seguridad Pública. Pero, un cambio de modelo, aunque sin el análisis taciturno esencial, sirve para el impacto mediático.

Para esas “tripas largas”. A pesar de la impertinencia de los especialistas en seguridad pública, con base en la norma, que es una cuestión de Estado (los tres niveles de gobierno), en la

práctica los gobiernos de las entidades y municipios, insisten en proceder de una manera aislada; aunque las tres instancias se necesiten y deben por mandato establecer un vínculo; ante la necesidad del Estado mexicano de enfrentar la inseguridad y la violencia, los hombres de Andrés M. López Obrador que mandará, Alfonso Durazo Montaño, debieran primeramente de exteriorizar un diagnóstico de la situación en el momento y al menos las virtudes de su nueva estrategia que se montará en las opiniones políticas de la nueva Administración Federal.

Ideas sexenales de momento. Así como se impuso la “Guerra de Calderón” cuando se confundió la seguridad nacional con la seguridad pública y lo importante consistía en hacer bola, antes de puntualizar las potencialidades con las limitaciones de las fuerzas para sus actuaciones coordinadas. En el sexenio de Enrique Peña Nieto, la idea consistió en un “mando único” que no pasó de la CONAGO (Grupo ilegal de gobernadores), que ha impedido ese contacto directo de la Federación con los Municipios; la intermediación que le permitió a los gobiernos estatales apropiarse de los recursos, controlar las contratos del

personal y la compra de equipos incluso como en la causa de Guanajuato, ejercer control sobre los Ayuntamientos con el alquilado Escudo, panacea que exigió edificar los C-4 y C-5i.

SESIÓN PARA CATATÓNICOS. Improvisación y necedad. El sonorense Alfonso Durazo desde las oficinas del CREA de los años ochenta hasta en comunicación social en la Secretaría de Gobernación, ha mostrado mesura y buen juicio, rasgos que requiere para no acelerar lo que representa la “esperanza” de los mexicanos como de la Federación, para el “sexenio de Andrés López Obrador”. Así, como se utilizó una salida airosa para atemperar la amnistía o perdón por los pecados, debería el futuro Secretario de Seguridad Pública, antes de seguir una chamba tan delicada en petit comité, debería conectarse con los gobernadores actuales y futuros para vigorizar su proyecto de seguridad pública con análisis particulares y singulares. El gobernador electo en el Estado de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez tendría datos para trabar su estrategia en la materia.