ADVIERTE IMSS SOBRE RIESGOS DE CONSUMIR AZÚCAR EN EXCESO

Compartir

El consumo de bebidas gaseosas o refrescos, dulces, miel, mermelada y  cajeta, entre otros productos con grandes cantidades de azúcar, logran que una persona consuma prácticamente el doble de calorías que el cuerpo requiere al día, dijo el  licenciado en nutrición, Miguel Bonilla Hernández, adscrito a la Unidad de Medicina Familiar No. 51, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en León, Guanajuato.

Señaló que hace 100 años una persona consumía, en promedio, un kilo de azúcar al año, sin embargo, estudios de años recientes informan que hoy en día una sola persona llega a ingerir hasta 30 kilogramos de azúcar en ese mismo lapso.

Actualmente se acostumbra consumir: miel, mermeladas, cajeta, jalea, dulces chocolates, refresco, pastitas, flanes, pasteles, pan dulce, lecheras, donas, churros, nieves y demás alimentos y bebidas que contienen una gran cantidad de carbohidratos.

Ejemplificó que 100 mililitros de refresco equivalen a una cucharada cafetera de azúcar y dijo, que la población consume en promedio la cantidad de 600 mililitros, en promedio, en una sola bebida que se utilizaría en un solo horario de alimentación; si fuese el caso, que en cada alimento del día acompañe con refresco, estaríamos hablando de un consumo de mil 800 calorías, incluidas sólo en la bebida, cantidad que requiere el organismo, pero contando todo lo que se consuma en el día, incluyendo el alimento.

Con el consumo excesivo de alimentos y bebidas ricas en azúcar y grasa, se generan la obesidad y el sobrepeso, padecimientos que, a su vez, elevan el riesgo de padecer diabetes mellitus e hipertensión arterial, que están afectando cada vez a un número mayor de personas que ven deteriorada su salud afectando su calidad de vida.

Por ello, dijo Bonilla Hernández, es importante que la población ponga especial cuidado en mantener el peso ideal de acuerdo a su edad para evitar la aparición de estas y otras enfermedades a temprana edad, por lo que recomendó cambiar los hábitos alimenticios en la familia, así como realizar ejercicio diariamente, por lo menos treinta minutos y consumir agua natural para mantener en buenas condiciones el cuerpo en general.