La PGJE esclareció doble homicidio registrado en Guanajuato capital, el pasado 24 de agosto, y en operativo conjunto con la SSPE aprehendieron al inculpado

Compartir
  • El homicida fue vinculado a proceso penal y se encuentra en prisión preventiva tras la imputación formulada por el Agente del Ministerio Público.

Guanajuato, Gto.- La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), al agotar investigación especializada logró esclarecer el homicidio de dos jóvenes ultimados con disparos de arma de fuego la madrugada del pasado, 24 de agosto en Guanajuato capital, y en acción conjunta con la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE). Bajo mandato judicial aprehendieron al inculpado.

El homicida, CRISTIAN EDUARDO “N”, tras su detención, fue llevado por el Agente del Ministerio Público ante un Juez, donde le fue formulada imputación por el delito de homicidio calificado, cometido en agravio de dos jóvenes capitalinos, quienes en vida respondían a los nombres de Fernando y Abraham “N”, de 28 y 29 años, respectivamente.

Durante la audiencia, el Agente del Ministerio Público dio a conocer al Juez de Control los datos de prueba que incriminan al imputado en los hechos delictivos y en donde fueron privados de la vida las dos víctimas, por lo que esta representación social, al concluir la audiencia obtuvo resolución favorable a la solicitud de vincular a proceso penal al imputado y medida cautelar de prisión preventiva, fijando el Juez un plazo de 4 meses para el cierre de la investigación complementaria.

Lo anterior, derivó de la carpeta de investigación iniciada por el Ministerio Público la madrugada del 24 de agosto del año en curso, tras recibir la noticia criminal de la existencia de los cuerpos de dos personas del sexo masculino sin vida, en un lugar conocido como terraplén, ubicado a un costado del libramiento Diego Rivera, en la ciudad de Guanajuato.

Al lugar se constituyó la Agencia de Investigación Criminal para corroborar dicho reporte, una vez ahí observaron que los cuerpos presentaban heridas con las características de las producidas por proyectiles de arma de fuego, por lo que de inmediato se activó a la Unidad Especializada en Investigación de Homicidios para que llevara a cabo las diligencias de investigación iniciales.

Peritos criminalistas llevaron a cabo el procesamiento de la escena del crimen, donde recabaron diversos indicios balísticos los cuales fueron preservados para ser examinados en el laboratorio, así mismo, se realizó el levantamiento de los cuerpos y fueron trasladados a las instalaciones del Servicio Médico Forense, donde les fueron practicadas las necropsias de ley, además de que los finados fueron identificados legalmente.

Siguiendo con las pesquisas, la célula de investigación recabó diversas entrevistas, entre ellas las de un testigo presencial, lo cual aunado a datos obtenidos durante la investigación de campo, haciendo uso de tecnología e imágenes obtenidas de cámaras de vídeo vigilancia, fue posible clarificar el mecanismo de hechos e identidad del hoy vinculado, el cual haciendo uso de un vehículo de motor, arribó al terraplén en donde las víctimas convivían, descendió del vehículo y sin mediar palabra accionó un arma de fuego arrebatando la vida a sus víctimas.

Toda la evidencia fue sustentada con los dictámenes de los estudios en materia forense, pericial y balística, con lo cual se integró la carpeta de investigación y fue sustancial para obtener de la autoridad jurisdiccional la orden de aprehensión para el inculpado. Posteriormente los Agentes de Investigación Criminal, comenzaron las acciones para dar con el paradero del inculpado, por lo que se diseñó el operativo para su captura, y apoyados por elementos de la SSPE se concretó y fue llevado ante el Juez, donde se vinculó a proceso penal.