Compartir

PURO CUENTO Y PURO CUENTO EL JARDIN PRINCIPAL DE IRAPUATO. Se pasa de imaginación el gobierno municipal, cuando primero anuncia la remodelación del jardín principal; no presentar ningún proyecto estructural; decir que lo terminará en una fecha, y a la fecha no lo pueden entregar; hacer el compromiso de mantener el kiosko y de la noche a la mañana salir con el cuento de que finalmente se convirtió en cascajo; decir que se mejorarán las áreas verdes, cuando se pueden apreciar árboles viejos, otros muertos y pastos y plantas descuidadas, por lo que desde el anuncio de la obra decimos que se pasan de imaginación, porque se nos ha estado cuenteando por parte de la administración que encabeza Ricardo Ortiz Gutiérrez. Viendo lo que sucede actualmente en dicho atractivo del centro histórico de Irapuato, también hay que señalarle a Jonatán Muñoz Angulo, Director de Oras Públicas Municipales, que no se pase de creativo y también nos esté cuenteando al exponer verbal y físicamente que valdrá la pena la obra, tanto en su costo como en su tiempo de terminación, porque la ciudadanía quedará muy contenta cuando el cuento se haga realidad, pues al menos se le vio muy sonriente en el último recorrido que hizo junto con el Alcalde fresero.

Pero para hacerla más de cuento, ahora sucede que se niveló el piso de la calle Juárez, con el atrio de los templos del Convento y la banqueta del jardín; la arteria está ahora retacada de tubos según esto “para la seguridad del peatón y seguir como está metros más atrás”. El capítulo del cuento se hace más grande cuando se ve también un hacinamiento de bancas que invadirán todo el jardín, pero muchas quedarán sin sombra y sólo las que estén bajo arboles y sólo en determinadas horas del día o en toda la noche, podrán ser sitios de descanso. El cuento es que hay que justificar el gasto. Pero aún hay cuento para largo, porque las bardas que rodean las jardineras, fueron modificadas y ahora tienen curvas, subidas y bajadas y se abrieron nuevos pasillos que convergen en el centro del jardín, donde tampoco se sabe qué tipo de atractivo se instalará en el sitio central. Pero para que el cuento tenga un final feliz, se anunció y ya se puede ver que se cumplirá, lo que es la instalación de bases para la exposición de monumentos, símbolos u obras de arte que ya se tienen aprobadas, pero que a la ciudadanía la tiene en suspenso, porque no se sabe ahora de qué tipo de expresión artística se tratará, luego de la última experiencia de la figura representativa que se ubica en el Cuarto Cinturón Vial.

Piso renovado con piedra de cantera y cemento con figuras simétricas, no se sabe si llevarán algún color los muros de las áreas verdes, si por creatividad colocarán iluminación de color para las fotografías nocturnas, pero otra cosa más con la que nos estarán cuenteando, es que se puede anticipar que tendrá muy poca o tal vez hasta ninguna concordancia con lo que es la estructura del Centro Histórico de Irapuato, pues más bien parecerá ser la antesala del pretendido Centro de las Artes, que es en lo que se quiere convertir la presidencia municipal. El proyecto está todavía lejano para realizarse, pero “alguien” quiere demostrar que si se cumplirá con su propósito. (¿O será capricho y ocurrencia? Hay que esperar ya pocas semanas para saber en qué termina este cuento, si le gustará y lo aprobarán todos los espectadores, si pasará a ser un trabajo que merezca reconocimiento, o simplemente resignarnos a que se nos siga cuenteando, que nos manejen con más fantasías y que ojalá no lleguemos al grado de sentirnos avergonzados por lo que se entregue finalmente. Algo, que en ningún momento la gente pidió que se cambiara y sin que se considerara la opinión pública, pues de la noche a la mañana se anunció el proyecto y rápido iniciaron los trabajos. Esperemos entonces la “inauguración” y calificación de este cuento, para saber que tan buena fue su producción.

IRAPUATO TE QUIERO LIMPIO. UN CUENTO QUE DURO POCO Y CASI TERMINA EN LA BASURA. Luego que en esta administración de Ricardo Ortiz Gutiérrez, Presidente Municipal de Irapuato, se anunciara con gran estruendo el arranque de la campaña “Irapuato Te Quiero Limpio”, pero además se demostrara optimismo de que sería un éxito y le caería bien a toda la población y todos la aceptarían como una buena creación, sucedió que fue corto el tiempo que duró en cartelera este cuento, porque nació como un cuento y ha terminado siendo un cuento. Hugo Enrique Ortega Álvarez, Director de Servicios Públicos Municipales, junto con funcionarios y miembros del Cabildo, señalaron poco tiempo atrás, que habían encontrado la fórmula de cómo está compuesta la sal. Que no se trataba de ningún cuento y que todo lo que contenía el guión sería un éxito una vez que se realizara el proyecto. Se habló de mejorar la recolección de basura en la ciudad, limpieza de lotes, infracciones a quienes tiraran basura, a quienes no barrieran, aumentar la cobertura de los trabajadores de este departamento y otras cosas más, con las que se quiso cuentear a la población. Pues de todo lo mencionado, analicemos las partes del cuento que provocaron interés a la gente, así como las partes que definitivamente son un fracaso y por eso echan a perder la tan promovida campaña de que queremos ser limpios. Hay que reconocer que si ha mejorado la recolección de basura, pero esto debido a que se concesionó el servicio a una empresa particular, para que el municipio no tuviera que trabajar con más “extras” y comprar más equipo para la realización del cuento. Se hizo propaganda en calles, barrios y colonias por todos los medios masivos de comunicación, auditiva, visual e impresa. Se formaron cuadrillas para limpiar baldíos, recoger basura de ríos y arroyos, se acudió a una campaña de concientización, se instalaron botes recolectores en lugares fijos en la zona centro, se anunció sanciones económicas a infractores y otras acciones más, que a la fecha ya no forman parte del cuento y que por eso mismo provocan la caída de la realización de esta idea. Se dio de baja a personal de la dependencia, pero se dejaron a los barrenderos de bote, para las calles y avenidas principales, para que recojan la basura de parques, camellones y banquetas donde no se tiene la intervención de los ciudadanos, pero como no hay supervisión, todos los días se puede ver a estos trabajadores barriendo unos cuantos tramos, luego sentarse a platicar, a distraerse con su celular, tomarse su refresco y aplicar su trabajo solamente donde específicamente se les dijo, o simplemente donde sólo les da su gana, por lo que esto es nada más hacerle al cuento de que si trabajan. Los botes en el centro son otro fracaso, pues se puede ver la basura en diferentes puntos y calles que integran la zona centro de Irapuato. Se vuelven a aparecer los lotes llenos de basura en terrenos y zonas periféricas, así como la desaparición de esas cuadrillas que se suponía iban a ser permanentes, pero que solo quedaron en un cuento.

La limpieza y querer limpio a Irapuato seguirá siendo un cuento para Irapuato, al menos durante un tiempo más, por lo que tenemos que alejarnos de la ficción y ser más realistas. El servicio sí se puede mejorar, la gente sí tiene que colaborar, la conciencia sí se puede expandir y convertirse en responsabilidad, los castigos si se pueden aplicar porque ya están anunciados y bien sustentados, así como otros detalles más que implican la limpieza, pero cuando no hay continuidad como en el cuento que señalamos, sucede que entonces faltaron más escenas que causaran atracción, que aumentaran el contenido de la producción, que hiciera a la gente parte de la obra, que la sintiera en la carne como un compromiso moral y que la participación siguiera adelante a través de la permanencia y lo incisivo de la campaña, como se hizo cuando inició y no quedar ahora como un cuento más de la administración.