Cuenteando

C U E N T E A N D O. (ABR.2).

POR: MASTROIANI.

 

SE ACABO EL TIEMPO. HAY QUE PRESENTAR SU CUENTO O DEJAR DE HACERLE AL CUENTO. Se han cumplido seis meses del gobierno municipal 2018-2021, que está a cargo de Ricardo Ortiz Gutiérrez y quien al tomar posesión como Alcalde de Irapuato hace seis meses, especificó públicamente y también de manera clara, que gente de su Gabinete seguiría al frente de dependencias, por considerar que el trabajo de sus titulares era bueno, pero principalmente porque era una obligación dar continuidad a planes, proyectos y programas, que quedaron comprometidos por el Mandatario Municipal durante su campaña para poder seguir en este segundo periodo de gobierno a nivel local. Pues bien, tratamos el tema no nada más por hacerle al cuento, por querer espantar a alguien o por querer elevar a otros o desacreditarlos por el poco desenvolvimiento que han tenido en la ejecución de sus correspondientes responsabilidades. El Arquitecto Ricardo Ortiz Gutiérrez fue tajante al señalar a sus colaboradores, que tenían un plazo de seis meses para entregar los nuevos proyectos; para concluir los que se encontraban en proceso o para analizar las nuevas propuestas o mayor eficiencia de los programas ya establecidos como permanentes en el gobierno, principalmente los basados en sus tres ejes de gobierno como son la Habitabilidad, la Movilidad y la Seguridad. Para que no se viera esto como puro cuento, inicia con un eslogan para el periodo 2018-2021, de que “Mas Unidos, Más Fuertes”. Expone que su misión es respetar y garantizar los derechos de las y los irapuatenses para su pleno desarrollo, mediante un gobierno abierto, eficiente, austero y transparente que promueva la participación ciudadana. También destaca que su visión es ser un municipio modelo con una ciudadanía colaborativa en la toma de decisiones, para alcanzar altos niveles de competitividad, sustentabilidad, paz y desarrollo. Pero no hay que vivir en la fantasía de un cuento y estar apegados a la realidad. Tampoco se trata de un cuento de aventuras o a ver si salen o no salen bien las cosas, como si se tratara de un cuento que comienza con una trama inquietante, pero quiere terminar con un final feliz. Han sido seis meses de este trienio y entre lo más preocupante de lo que hemos observado, es que se ha retrasado la continuidad en varias obras; se mantiene pendiente el arranque de otras obras o programas que se supone no tendrían problemas de continuidad; hay planes que tuvieron que suspenderse y dejarse para más adelante, tal vez en un mediano o largo plazo, pero que la actual administración ya sabe que no los logrará.

En seis meses la administración municipal, lo mismo que el Ayuntamiento de Irapuato, se las han tenido que ver con diferentes situaciones que han exigido su inmediata y correcta actuación, lo mismo que la aportación de decisiones para contrarrestar problemas o enfocarse por el mejor camino las determinaciones que signifiquen mejoras para la población en general. Es un semestre donde también se buscó convencer que este nuevo trienio arrancaría con muchas cosas a favor, pero la realidad es que ya se han dado varios cuentos, que seguramente en poco tiempo puedan convertirse en un problema mayor y más difícil de resolver y para esto hagamos algunas observaciones: Han quedado pendientes casi medio centenar de parques vecinales, no se podrán hacer en lo que resta del mandato; se mantiene pasivo aunque vigente el problema del transporte público, que aún quiere su aumento al pasaje, lo cual no ha logrado, pero esta calma más bien parece de suspenso, porque en cualquier momento vuelven a la carga; no se ha cumplido con la instalación de la mayor cantidad de lámparas tipo LED en la ciudad, donde la cantidad total es de 27 mil y apenas alcanzarán las 14 ó 15 mil hasta la fecha; se retrasó de manera considerable la terminación del Tercer Cinturón vial y aún presenta fallas en la colocación de lámparas, la activación de la semaforización en el Puente de Guadalupe, la ornamentación de glorietas, camellones y espacios aledaños a las avenidas, así como su correspondiente mantenimiento. Qué más se podría decir acerca del Jardín Principal, donde su conclusión sigue siendo un enigma, pero mucho más, la imagen que finalmente presentará.

Se arrancó una campaña de Cultura Cívica, que todavía no puede levantar porque la falta de energía en la aplicación de reglamentos, o incluso la carencia de éstos, no aportan para que la ciudadanía pueda ser más responsable con sus actos y para con su ciudad. ¿Qué de quien o quienes es la responsabilidad? Pues sin duda que del Gabinete del Alcalde fresero, quien ahora ya no podrá dar más justificaciones de los atrasos, de las fallas, de la mala programación de planes, de quienes han cumplido y quienes no, porque ahora ya no hay de otra. Se les acabó el tiempo y hay que mover las piezas conforme a la exigencia que cada sector de la población reclama. El cuento estará en suspenso por estos días, pero alguna respuesta tendrá que dar el Presidente Municipal de Irapuato a sus coterráneos, porque fue quien dispuso de esta condición para poder avanzar con su compromiso. Pero de los tres ejes de Gobierno de Ricardo Ortiz Gutiérrez, la seguridad de la ciudadanía se mantiene desde hace seis meses, pero más bien desde hace más de tres años, en el punto neurálgico del desarrollo de nuestras colonias, de nuestras comunidades, de nuestro sector productivo, industrial, comercial, de desarrollo social, de atención social, del mejoramiento de la calidad de vida y de la protección de los mismos habitantes y su propios intereses, porque la actividad delincuencial y del crimen organizado, sigue siendo el cuento de terror para los irapuatenses. Hechos de sangre a diario, a todas horas y en todo tipo de lugares, así como contra todo tipo de personas, hace que Irapuato se mantenga en un permanente estado de emergencia, donde aun con palabras optimistas, números maquillados, sucesos que destacar o proyectos a futuro para contrarrestar lo que actualmente se vive, no han dado para nada ninguna confianza a la población. Los hechos de sangre, robos, asaltos, la actuación del crimen organizado y el innumerable resultado de los crímenes dolosos que arroja la situación de inseguridad, no pueden dar ninguna tranquilidad en estos momentos, ni se ha tenido una continuidad en cuanto a la creación de cuerpos de seguridad, ni la llegada de corporaciones estatales, federales, de la SEDENA y de la MARINA, no garantizan aún una paz duradera ya no sólo en Irapuato, sino en todo el estado de Guanajuato.

La puerta giratoria, la falta de una estrategia nacional en materia de seguridad y la imparable actuación de la delincuencia organizada, han llevado a Irapuato hasta a ser ubicado en los primeros lugares de los diferentes tipos de delitos donde destaca su alta incidencia en crímenes dolosos, en la extracción de ductos de PEMEX y entre las ciudades más inseguras, ocupando los primeros lugares. Para culminar y no hacerla más de cuento, señalamos el compromiso que hizo el Alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez para el periodo 2018-2021 en cuestión de seguridad, donde destaca la prevención del delito; inteligencia y planeación; capacitación y equipamiento; operatividad; dignificación policiaca y participación ciudadana, así como implementar la policía de proximidad, la atención a víctimas y la Justicia Cívica. El plazo fue de seis meses y el tiempo ha cumplido con su carrera, pero los ofrecimientos, el trabajo, los compromisos y la responsabilidad de servir, de hacer las cosas bien y de tenerlas en continuidad como se había ofrecido, no se ven reflejadas luego de este semestre y por eso ahora se presenta la inquietud, la duda, el suspenso, de lo que está por venir en estos días. Parece que el cuento se va a poner bueno.

Publicaciones relacionadas

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios