Cuenteando

C U E N T E A N D O. (JUN.-4).

POR: MASTROIANI.

EL CUENTO DE LA PLAZA PRINCIPAL DE IRAPUATO. No podemos determinar aún si la fuente nueva que se ubica en el centro histórico de Irapuato, pueda ser catalogada como una “FUENTE DE LOS DESEOS”, sean buenos o malos deseos. Lo que si podemos constatar es que apenas a unas semanas de haberse puesto en funcionamiento, ya se le puede hacer un cuento que puede llevar fantasía, ilusiones, esperanza, anhelos, deseos del corazón, necesidad de amor, de salud, en fin, de tantas cosas como suele suceder en los lugares donde se cuenta con un espejo de agua, que según el decir de la gente o de la propagación de algún suceso inexplicable, aunque pudiera tratarse de alguna superstición sirve para que la gente denomine a ese espacio cubierto de agua, como un lugar donde se conceden muchos deseos, y como dicen en muchos casos, hasta por muy difíciles que sean. Pero esta fuente puede ser calificada como de los buenos o los malos deseos. Se le puede pedir dicha, felicidad, fortuna, encontrar una pareja, tener una larga vida, viajar mucho, salud, prosperidad y todos los mayores bienestares que pueda tener un ser humano y que por medio de arrojar una moneda al espejo de agua, se pueda lograr la fantasía, la ilusión, el deseo de verse complacidos. Pero hay deseos malos y hasta muy malos, los cuales también pueden ser pedidos a la fuente, como pedir que todas las calamidades existentes le caigan a algún prójimo, desear enfermedades a alguna persona, tener venganza de alguien que hirió el amor propio, odiar y pedir el deseo de que la mala suerte acompañe a alguien que por su buena suerte, provocó envidia en otros defraudados por la suerte. Desear el mal a la pareja por alguna ofensa, desear un mal hasta a algún familiar cercano por alguna diferencia que ocasionó perjuicio. Desear que muchas cosas buenas se vuelvan malas e incluso hasta pedir que llegue la muerte, para alguien quien ha ocasionado un daño profundo e irremediable. Pues sí. Hay elementos suficientes para que se pueda hacer un cuento de esta nueva fuente de Irapuato en la Plaza Principal, aunque también deberíamos de tomar en cuenta algunos elementos y fundamentos, para saber si verdaderamente se puede tratar de una fuente que cumple deseos y por eso recibe decenas o cientos de monedas, para que los fervorosos en su propósito, lo puedan conseguir gracias a esta acción. Pero tampoco hay que hacerle al cuento desde ahora, porque aún le faltan importantes requisitos a la fuente, para que pueda ser distinguida y amada por los irapuatenses. Se trata de una obra material, hecha por la mano del hombre, que cubre lo que fuera otra ornamentación del jardín, (el kiosko), que viene de un proyecto que no se conoció hasta el final de la obra y que se denomina la fuente “diente de león”, porque ésta es una flor silvestre de bello atractivo, con una apariencia sedosa y que al ser agitada por el viento, suelta sus pistilos convertidos en semillas, para que al ser llevados por el aire, lleguen a otro lugar donde puedan sembrar una nueva vida. La fuente es un pequeño rectángulo que almacena agua, amurallado por otro rectángulo y con los tres tubos que expulsan agua y que por su diseño, produce ese tipo de imagen que señalamos del “diente de león”. Pero aún le falta al espejo, para que sea una fuente de los deseos o que más adelante pudiera hasta ser una fuente milagrosa y de contenidos medicinales. Pero no. La fuente no está abastecida de una caída natural de agua. No pasa por ahí ningún arroyo. Aunque expulsa agua, no es un manantial. Pero principalmente, no cuenta con algún símbolo o figura mítica que pudiera considerarse como complaciente de deseos; no tiene ninguna relación con alguna santificación o que esté ligada a la religión cristiana, que contenga en su interior alguna Virgen, alguno de los Santos más venerados o algún vestigio que precisamente, motivara a la gente a creer, pensar o ilusionarse, de que su petición buena o mala, será escuchada y complacida. Por ejemplo ya deberíamos de tener algún testimonio de quienes han echado monedas a la fuente y que dieran constancia de que su deseo fue cumplido, pero tampoco nada de eso es comprobable y por lo tanto esto es puro cuento. Pero para que no le hagamos al cuento y que la gente centre mejor sus pensamientos y el cariño que les pueda nacer, por éste ornamento que ya es un símbolo del centro de Irapuato, podemos señalar que ya hay contenido para que se pueda hacer un cuento, porque lo que ya ha sucedido en esta fuente, ha sido ampliamente conocido por la ciudadanía, pero no precisamente han sido sucesos que provinieran de un deseo, sino de la insensibilidad de mucha gente y la morbosidad de otras que ya comienzan a satanizar este lugar y donde también sus creadores, o sea el municipio, también forma parte importante entre los papeles estelares, para hacer un buen cuento de Irapuato. Primero sucedió lo de Rosy Ponce, empleada de la JAPAMI, que al festejar el POLE DANCE al interior de la fuente para cumplir su deseo de fotografiarse en ese lugar, lo que consiguió es que se le criticara fuertemente, se le denigrara, se le ofendiera, pero lo peor, es que hasta perdió su trabajo. El municipio dijo que se trataba de atentar contra la estructura urbana, que se requería de un castigo para Rosy y que el caso había quedado cerrado. En días posteriores, comenzó a verse como la fuente estaba recibiendo monedas de diferentes valor; primero una cuantas, después varias decenas y ahora ya se pueden contar por cientos, lo que llama la atención de la gente cuando le dicen que es una fuente de deseos, por lo que la superstición es grande y no está de más lanzar una moneda, para ver qué pasa. Pues si lo vemos desde lo que señala el municipio, de atentar contra la estructura ornamental urbana, podemos señalar que la gente esta ensuciando la fuente, que le puede provocar mal funcionamiento, provocar insalubridad, hacer perder su lucidez, por lo que quienes arrojen monedas, deben de ser sancionados porque aunque sean objetos de valor, al lanzarse a la fuente es basura, aunque con sentido de tentación. Ya la autoridad dijo que se limpiará la fuente y su contenido se entregará a una causa benéfica. Y precisamente por esta tentación que provoca la fuente, ya surgió otra foto donde se ve a una mujer intentando sacar monedas de la fuente, por lo que es criticada también fuertemente. Para seguir con la elaboración del cuento, podemos escoger que esta atrevida mujer le está robando dinero al municipio a través de ésta fuente, por lo que puede ser metida a la cárcel por cometer el delito de robo. Pero igualmente se puede considerar a la mujer como una buena ciudadana, porque está colaborando a limpiar la fuente, disminuir y hasta evitar que la gente la siga ensuciando con más y más monedas, además de que hasta podría ir desapareciendo la creencia de que sí es una fuente de deseos. Podríamos pensar: ¿Por qué no se arrojan monedas a la fuente de aguas danzarinas? Está la fuente del Baratillo, la de la Plaza de los Fundadores, ¿Por qué ahí no se lanzan monedas? Es tan plural el pensamiento y las acciones de la gente, que no podemos despejar esta duda, ni respondernos si de verdad existe algo esotérico en la fuente de la Plaza Principal de Irapuato. Lo que sí se puede constatar, es que ya ha causado perjuicio a dos personas; ya le dio un dolor de cabeza a una dependencia del municipio e incluso al mismo Alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez; ya es causa de críticas buenas y malas tanto para su estructura, como para quienes han ejecutado las acciones de quienes han sido exhibidos. Podremos verlo como algo singular y que no tendrá ya mayor trascendencia, pero como lo señalé al inicio, pudiera convertirse en sujeto de un cuento, de una leyenda, hasta de algo paranormal, pero será el tiempo y las acciones de la gente, las que nos podrán ir despejando nuestras inquietudes, o seguir alimentando nuestra

imaginación y despertar nuestra incredulidad y después aceptar que sí se trata de una fuente de los deseos.

Tags

Related Articles

Check Also

Close
Back to top button