Cuenteando

C U E N T E A N D O. (MAYO.2) .POR: MASTROIANI.

SE ACABARON LOS CUENTOS DEL MUNICIPIO: HAY QUE TERMINAR LO PENDIENTE, ARRANCAR LO COMPROMETIDO Y PREPARAR LOS TIEMPOS POR VENIR. Se han cumplido siete meses de gobierno del periodo 2018-2021, donde el Presidente Municipal Ricardo Ortiz Gutiérrez, ya tiene que demostrar su tan cantada continuidad de programas y proyectos de obras, así como iniciar las que se calificaron como necesarias, teniendo el ejemplo de la pavimentación de 200 calles o llevar servicios básicos a 136 comunidades de Irapuato, mantener de forma permanente y contínuo el programa de bacheo y mantenimiento mayor, lo cual se podrá constatar ahora que se acerquen las lluvias o de lo contrario, no se la acabará el Mandatario Municipal cuando se reporten los encharcamientos de agua; inundaciones en barrios marginados; incomunicación por lodazales y algo más, que podrá poner en evidencia al Alcalde, de que no se nota su Plan de Gobierno Municipal, principalmente en su propósito de dar continuidad a lo que él mismo ofreció desde el trienio anterior. Muy reprochable es la extensión de meses que requirió la regeneración del Jardín Principal de Irapuato, pues el ánimo decayó entre la población, al considerar que se le había cuenteado, que el sacrificio del kiosko no valió la pena y que ahora la nueva fuente colocada en su lugar en verdad venga a ser un atractivo para propios y extraños.

Pero finalmente el director de Obras Públicas Jonathan Muñoz Angulo, dio por completados los trabajos de la nueva imagen de la Plaza Principal de Irapuato. Entonces no hay que seguir haciéndole al cuento y a darle con todo a lo que está pendiente, como es la pavimentación de calles e introducción de servicios, seguir con el acondicionamiento de los Parques Vecinales, seguir el combate contra la delincuencia, mejorar la habitabilidad, la movilidad y la seguridad, que son sus ejes bases con los que quiso seguir en este su segundo periodo continuo de gobierno municipal. Por eso es que desde un principio señalamos que ya se cumplieron siete meses de este trienio; que se debe considerar que en lo que resta del año es un periodo para poder materializar o concretar proyectos que ya han sido aprobados y que sin más cuentos, ya todos estén trabajando en las dependencias municipales y se pueda mantener la credibilidad de que, sí somos más unidos, somos más fuertes y en consecuencia lograr una mejor ciudad.

CUARTO CINTURON VIAL, OTRO CUENTO LARGO PERO EN AÑOS. YA FUNCIONA Y AHORA LO CALIFICAN COMO MORTAL POR LOS ACCIDENTES REGISTRADOS. Todavía parecen escucharse las detonaciones en el cerro de Arandas, como si se estuvieran filmando escenas de cuentos de aventuras o de guerras; del ir y venir de maquinaria pesada, camiones de volteo, maquinas compactadoras y tanta actividad que durante bastantitos años se pudieron observar hacia la zona norponiente de la cabecera municipal, todo como consecuencia del crecimiento de la ciudad; de la insuficiencia de sus avenidas para descargar el flujo vehicular de todos los días; de las pérdidas de tiempo que también provocaban pérdidas económicas; de la demanda hacia las autoridades estatales y municipales, para que se concretara esta nueva opción para tener una vía rápida hacia los otros puntos o salidas de la ciudad, pero sin que se tuvieran que perder en ocasiones hasta horas en algún congestionamiento o también, porque se atravesaba el tren y el problema se convertía en una situación desesperante, pero más grave es que resultaba ser de prácticamente todos los días. Pero no hay tiempo que no se llegue y plazo que no se cumpla, por lo que finalmente y luego de tantas penurias y caricaturas que nos enseñaban, finalmente quedó terminada la obra de vialidad que circunda a Irapuato en la zona norponiente.

Recordemos que también tenemos un libramiento norte, un libramiento sur y un boulevard Solidaridad, que también han contribuido a contrarrestar la problemática que en materia de vialidad exige la dinámica del crecimiento de la ciudad. Pero… ahora el cuarto cinturón vial ya se le califica como una ruta de alto riesgo, peligrosa, mal trazada, que requiere de modificaciones y más señalética o vibradores, para que ya no se sigan sucediendo accidentes, donde ya se han perdido vidas humanas, lo cual no comienza a gustar a la población porque una información tendenciosa, puede poner en contra de la obra y de las autoridades, a quienes sufran la pérdidas de seres queridos; con hechos de sangre de resultados irreparables como lesiones graves, así como también se podría crear la superstición de que se trata de una ruta de muerte. No se trata de un cuento de terror, ni de sangre, ni de aventuras ni de algo que pueda ser tomado como “tabú”, para decir que este cuarto cinturón está maldito y seguirá cobrando más vidas. Lo que se tiene que dar, es que quienes hacen uso diario de esta ruta, no la tomen como una pista de aventuras, para elevar la adrenalina, para sentirse superdotados en la conducción de unidades de motor, para presumir a los “cuates”, a la “novia” o simplemente por pura diversión y para evitar el aburrimiento. No. Se trata de que ya no le hagan al cuento y sí asuman una mayor responsabilidad y consciencia cuando conducen un vehículo y respeten las señales, las velocidades y principalmente, que tengan la fé y el firme afán de llegar finalmente a su destino. Queríamos una ruta rápida y finalmente se materializó. Poco a poco está demostrando su utilidad y cada vez tiene más demanda, por lo que conforme pase el tiempo, la carga de transporte irá en aumento (y eso que no se trata de una carretera de cuota), la cinta asfaltada se convierte en una ruta necesaria y por lo tanto en paralelo ir aumentando la cultura cívica de los conductores, porque como suele suceder en los cuentos: no se puede anticipar quien pueda ser un culpable de provocar un accidente, de dejar víctimas, de que el mismo causante sea una pérdida lamentable y de que quedarán como ejemplo, de que las cosas no se acatan y prevalece la falta de responsabilidad. No se trata de defender a nadie ni de culpar a otro, sino que hay que ser más maduros y tener presente que para tener un cuento feliz, la familia está esperando en casa.

EL CUENTO DEL TIGRE MANCHADO SE DIO A CONOCER EN IRAPUATO. Pues hay nomás que al municipio le tocó ganar y dar a conocer el haber ganado un caso en los tribunales, luego de que la Magistrada adscrita a la Décima Sala Civil del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Guanajuato, condena al ex alcalde de Irapuato, Mario Turrent Antón, del periodo 2006-2009 y a la empresa denominada TRAESA, mismos que después de diez años tienen que vivir este veredicto, pero ahora tienen que pagar daños y perjuicios por dos millones, 570 mil pesos, más los intereses legales generados en diez años, gastos y costas judiciales a favor de la hacienda pública del municipio de Irapuato, donde el estimado total ronda los cinco millones de pesos y por lo que se ejecutó el embargo de una propiedad inmueble de Mario Turrent Antón, denominado ex hacienda La Caja, para que se pueda reparar el daño patrimonial ocasionado al municipio por la supuesta contratación de TRAESA. Hay otros nombres, hay otros personajes que también desempeñaron un papel colateral o de extras, pero al parecer ya fueron exonerados. Pero lo anterior para nada le abona al actual gobierno panista de Irapuato, pues ahora en contraparte se deberá demostrar con mayor ímpetu, ese deseo que se tiene de trabajar con transparencia, de tener acceso a la información, de contratar empresas serias y de comprobada trascendencia, porque esta puede ser la mecha que ponga en riesgo algún otro polvorín, o que simplemente ya pueda constituirse como causa, para reclamar venganza. Veremos si el cuento tiene más capítulos.

Related Articles

Check Also

Close
Back to top button