Regional

En IMSS Guanajuato se han realizado más de 500 trasplantes de córnea

La córnea es un tejido transparente en el ojo, no tiene venas, funciona como si fuera un lente de contacto que permite la transmisión de las imágenes para generar la visión

Existen varias enfermedades que pueden afectarla, entre las más comunes el queratocono, padecimiento degenerativo, que requiere un trasplante, afectando a personas de los 15 a 40 años de edad principalmente.

“El queratocono llega a ser incapacitante y la persona incluso debe dejar de laborar o no puede realizar tareas cotidianas; también hay enfermedades que generan cicatrices por golpes, quemaduras e infecciones que opacan la córnea generando la necesidad de un trasplante”, dijo la doctora Laura Elena Valencia Fonseca, coordinadora del Programa de Trasplante de Córnea, de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) No. 1, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Más de 550 trasplantes se han realizado a través del Programa de Trasplante de Córnea en la UMAE No. 1, para beneficio de la población derechohabiente, que inició el 22 de diciembre de 2010.

La doctora Valencia Fonseca, agregó que precisamente uno de los pacientes beneficiados es Fernando Monroy Vivas de 48 años de edad, licenciado en educación, dedicado a la docencia, quien tuvo que ser trasplantado por padecer queratocono en ambos ojos, uno fue atendido en medio particular y al requerir también el segundo trasplante, le fue realizado en la UMAE No. 1 del IMSS en el mes de mayo del año pasado, con resultado exitoso.

La especialista Valencia y el paciente Fernando recientemente viajaron y ascendieron al Nevado de Toluca, una vez que médicamente y bajo vigilancia esto pudo ser posible, lo cual fue un acuerdo entre ambos, cuando el paciente había perdido la vista y sabían que tenía oportunidad de recuperarla y así fue afortunadamente.

“Durante más de 35 años he practicado montañismo y he enseñado a varias personas a conocer sus límites y exigirse asimismo lo necesario para alcanzar sus metas. En 2016 perdí la esperanza y los sueños, junto con la vista, me sentí completamente solo, vacío, lleno de temor e incertidumbre, el queratocono había sido una montaña imposible de superar”, señaló el paciente Fernando.

Además, dijo que poder regresar a la montaña después de dos trasplantes corneales, le ha permitido, entre muchos otros aspectos, contemplar nuevamente paisajes inimaginables. “Agradezco enormemente a los equipos de procuración de órganos y al equipo de trasplantes del Instituto Mexicano del Seguro Social, no solamente el que han realizado su trabajo, sino el profesionalismo, cuidado y cariño por su labor en beneficio de los derechohabientes”, refirió.

“Mejorar la vida de mis pacientes representa para mí una satisfacción personal, vale la pena mi trabajo, volver a rehabilitar a alguien a su vida cotidiana y realizar actividades que ya no podían hacer y devolverles el sentido de la vista es algo extraordinario; es una experiencia muy bonita. Trabajar en el IMSS es gratificante, también tener la oportunidad de aprender y ahora enseñar a nuevas generaciones el quehacer institucional”, concluyó la doctora Valencia Fonseca.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba