EntretenimientoNacional

Volver al futuro, 35 años viajando en el tiempo

Información de Crónica

“¿Dónde estamos? ¿Cuándo estamos?”, pregunta Marty McFly (Michael J. Fox). “Estamos en el siglo XXI, en Hill Valley, California. ¡Son las 4:29 del miércoles 21 octubre de 2015!”, le contesta el científico Emmett Brown (Christopher Lloyd), conocido simplemente como el Doc, luego de recoger basura de latas de cerveza y cáscaras de plátano como combustible para el inolvidable carro DeLorean que sorpresivamente comienza a volar y desaparece en el cielo para llegar al futuro. El futuro de esa escena llegó hace un lustro y este viernes se celebran 35 años de aquella primera aparición en la pantalla grande de la cinta de Robert Zemeckis.

La primera película de Volver al futuro tuvo su estreno en Estados Unidos el 3 de julio de 1985 con el argumento conocido: es la historia de Marty McFly, un joven adolescente de 17 años que vive en el pueblito americano de Hill Valley, que mira cómo su padre George es un fracasado y tímido hombre con un empleo mal pagado y que soporta los abusos de su jefe Biff Tannen. En su tiempo libre Marty ayuda en sus experimentos al estrafalario profesor Emmet L. Brown, quien ha creado una máquina del tiempo en un auto deportivo DeLorean.

Una tarde, en medio de un incidente con unos terroristas libios que quieren apoderarse del plutonio del auto para hacer una bomba nuclear, Marty se refugia en el carro y viaja accidentalmente al pasado, en 1955, en donde comienza a vivir una serie de aventuras con unos adolescentes que por sorpresa son sus padres. Él no debe intervenir en el destino de ellos porque si no dejaría de existir.

“Lo primero que pensé fue en hacer un chiste fácil y picante, ¿y te imaginas que tu madre, que jura y perjura que jamás besó a un chico en la primera cita, fuera la chica fácil del colegio? Sólo había una manera de averiguarlo: hacer una película que tratara de viajar en el tiempo”, explicó Robert Zemeckis acerca de la anécdota que da origen a la película, cuya historia comenzó como una ocurrencia del guionista Bob Gale, quien estrenó en 1980 su película Autos usados, un fracaso comercial.

Al principio la película iba a ser completamente diferente a lo que conocemos ahora y no fue nada fácil que llegara a la pantalla grande. Durante 1981, Bob Gale y Robert Zemeckis ofrecieron la historia de Volver al futuro a las productoras de Hollywood, pero ninguna estaba interesada. El único que los apoyó fue Steven Spielberg, quien ya había financiado las primeras películas de Gale y Zemeckis.

El financiamiento llegó a partir del golpe de suerte que significó el estreno en taquilla de En busca de la esmeralda perdida, de Robert Zemeckis, que provocó el interés de las grandes empresas que decidieron financiar Volver al futuro, pero con algunos arreglos en el guión original, como que el viaje en el tiempo se haría en un automóvil deportivo DeLorean y no en un refrigerador,   “Si vas a viajar al pasado, hazlo con estilo”, dijo Zemeckis en una frase que después es mencionada por el Doc.

Volver al futuro se convirtió en un éxito. Después de cuatro semanas en cartelera, la película desbancó del primer lugar de la taquilla a Mad Max II y se programó en más y más cines. Al cabo, además de las excelentes críticas, fue la cinta más vista del año 1985 (recaudaría más de 380 millones de dólares en todo el mundo).

La cinta sorteó exitosamente el paso de los años. En el 2007, la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos la eligió para ser preservada en el National Film Registry y en el 2008 el American Film Institute la catalogó como la décima mejor película de ciencia ficción de todos los tiempos en su listado AFI’s 100 Top 10.

Lo que fue y no fue de Volver al futuro
Uno de los detalles que consolidaron el éxito de la película fue la visión por el futuro que sorpresivamente algunos de los inventos del filme se hicieron realidad.

Por ejemplo, los televisores con videollamada, que en la película aparecían con pantallas planas enormes y que en la actualidad se pueden hacer a través de las computadoras; el biocombustible, cuando en la película usan basura orgánica, hoy en día, si bien no usa basura, hay muchos autos que funcionan a base de niocombustible.

Otros inventos que se hicieron realidad son los binoculares digitales, la televisión holográfica con la famosa escena del tiburón a las que se asemeja la televisión en 3D de estos tiempos y los lentes de realidad virtual.

También se hicieron realidad las redes sociales, los pagos con tarjeta, los drones y hasta las gorras que cambian de color con el sol, sin dejar fuera a los videojuegos sin controles que en la actualidad son posibles a través del Wii y el Kinect.

Mientras que dentro de los inventos que aún no están al alcance de la gente pero que se tienen prototipos tenemos la patineta voladora, de la cual hay un modelo pero que aún no es lanzado porque no alcanza a soportar el peso de una persona completa pero que ya la probó el célebre Tony Hawk, mientras que también se espera que pronto lleguen hornos para hidratar la comida como el que aparece en la película.

Los tenis autoajustables, tampoco se han desarrollado, la marca Nike sacó un prototipo de calzado inspirado en la cinta, pero no se ajusta automáticamente. Aún falta ver cuánto del futuro del filme nos alcanza.

Tags

Related Articles

Back to top button